Ir al contenido principal

Pobreza: ¿Mantenerla o Reducirla?

Es una realidad que hay que ayudar a los pobres. Independientemente de los diferentes sistemas económicos, cada país destina un porcentaje de sus ingresos para combatir la pobreza.

Unos países invierten más que otros, todo depende de sus sistemas, sus políticas internas, sus leyes y la voluntad que cada uno de estos gobiernos muestre en pos de la lucha por erradicar la pobreza.




Para este propósito, sería apropiado preguntarnos:
¿Entre más dinero invirtamos en programas de asistencialismo, menor es el índice de pobreza?
¿Más dinero en asistencialismo significa mayor reducción de pobreza?

En teoría, las respuestas a estas preguntas serian que sí, que hay que regalarle al pobre. Sin embargo, ¿regalarle las cosas básicas al pobre hace que salga de la pobreza?

La lucha entre las diferentes clases sociales ha generado esta clase de inquietudes, preguntas y cuestionamientos. Estoy de acuerdo con que hay que ayudar al pobre, todos los gobiernos deben tener como objetivo la lucha contra la pobreza. La lucha contra la pobreza es un hecho, una realidad necesaria, un objetivo común, una razón, un fin, un propósito.

Eso es claro, para que no me mal entiendan ni piensen que mi escrito es clasista o que invita al desánimo de ayudar al pobre.

Todo lo contrario, mi propósito es sustentar mi teoría de que invertir mucho dinero en asistir al pobre no representa sacarlos de la pobreza. En temas de lucha contra la pobreza el “cómo” es más transcendental que el “qué”. En otras palabras, no es cuánto dinero invertimos en los pobres sino cómo lo invertimos.

En Estados Unidos por ejemplo, el dinero invertido por el gobierno por persona en condición de pobreza pasó de $422 en 1960 a $18,013 en 2016, o lo que quiere decir $72,050 para una familia de cuatro personas. Aparentemente, invertir más, representaría una reducción en la pobreza. Sin embargo, la realidad es otra, el porcentaje de la población en pobreza ha oscilado entre 12% y 15% en los últimos 50 años, con una tendencia a incrementar.

Es muy conocida la frase “Regálale un pez a un hombre y comerá un día. Enséñale a pescar y comerá toda la vida”.

Pero ¿Qué sucede cuando a la persona se le ofrece el pescado todos los días?

Pues lo más lógico es que a dicha persona no le interese salir a pescar pues el gobierno pesca por él o ella, le transporta el pescado hasta su casa y hasta se lo prepara.

Eso hace que la gente no tenga un incentivo para salir adelante, salir de los guetos o barrios marginales no es tan fácil. Precisamente porque es una cultura, la cultura del asistencialismo, la gente no quiere salir de la pobreza porque todas sus necesidades son cubiertas y por lo que a continuación les explicaré:

La línea de la pobreza.

La línea de la pobreza es un método para definir quiénes deben ser los recipientes de las diferentes ayudas sociales y económicas.

Los lineamientos federales de la línea de la pobreza en 2017 fueron:

Tamaño de la familia
Ingresos Anuales
Ingresos Mensuales
Ingresos por hora
1
$12,060
$1,005
$5.80
2
$16,240
$1,353
$7.81
3
$20,420
$1,702
$9.82
4
$24,600
$2,050
$11.83
5
$28,780
$2,398
$13.84
6
$32,960
$2,747
$15.85
7
$37,140
$3,095
$17.86
8
$41,320
$3,443
$19.87
Más de 8 sumar por persona
$4,180
$348
$2.01

Quienes superen esta línea (lo mismo que: quienes ganen más de la cantidad estipulada) deben pagar por su seguro médico, no tienen ayuda alimentaria, no les ayudan con la vivienda, con transporte ni ninguno de los diferentes programas sociales.

Este sistema está mal, hace que la gente se quede recibiendo todo y no los educa, no los prepara para ser productivos, los mantiene, los obliga a no ganar más dinero para no perder los beneficios.

Por ejemplo, conocí el caso de una joven, madre soltera, con ganas de salir adelante pero se pasó de la línea de la pobreza por solo $400. Paso seguido, le retiraron las ayudas. Por supuesto que con su salario no alcanzaba a cubrir todos sus gastos médicos ni los de su bebé. ¿Qué tuvo que hacer? Trabajar de mesera y dejar el empleo de secretaria para ganar dinero en efectivo y para que el gobierno no se entere y poder llevar el dinero a casa.

Eso es matarle las ilusiones a la gente, negarles la posibilidad de crecer, de superarse, de avanzar, no digo que el trabajo de mesera sea indigno pero claramente en una oficina hay más opciones de escalar, de ser promovidos, de ganar experiencia y con el tiempo ganar más dinero.

Lo peor es la hipocresía de los políticos que hacen campaña en los barrios pobres y les prometen que vienen más ayudas, que se opondrán a los políticos que quieran acabar con el asistencialismo “voten por mí, yo soy el candidato de los pobres” Bueno, que un candidato lo diga no está mal – Pero que oportuno sería que cuando llegue a gobernar no llegue a mantener la pobreza sino a realmente luchar por reducirla.

¿Y cómo se reduce? Con educación, con oportunidades, con programas inteligentes. Soy un convencido de extraer lo mejor de cada extremo, puedo rescatar el sentido social de la Izquierda y también me gustan ciertas iniciativas de derecha. Podemos fusionar lo mejor de ambos mundos, los países nórdicos lo lograron, países que tienen un sistema de salud universal y mantienen un capitalismo estable y la gente siente orgullo por su país, su gobierno, por su lugar en la sociedad y la idea de trabajar es una dignidad pero porque siente el respaldo de su gobierno que siempre hará lo posible por brindarle las herramientas necesarias para que sea una persona exitosa y aporte cada día mas al país.

Capitalismo Social, suena bien ¿cierto? Puede ser un poco confuso y habrá gente que diga que eso no es posible y que ya todo está inventado. 

Sin embargo, ¿Por qué no intentarlo? Salir de esta polarización que solo nos deja dos opciones, podemos escucharnos, entendernos, valorarnos y llegar a puntos comunes en los que podemos converger. 

Por ejemplo, en el caso colombiano, nos podemos concentrar en la lucha en contra de la corrupción, Izquierda, Derecha y Centro, cuando logremos direccionar el inmenso flujo de dinero que corre hacia la corrupción y redireccionarlo para ayudar al pobre, es ahí, en ese momento en el que se necesitan políticas inteligentes de desarrollo, hacer que la gente sea productiva, el campo sea revitalizado, podríamos ser una potencia agrícola, invertir en tecnología, ciencia pero sin descuidar las regiones, llevar las universidades al campo, ofrecer las verdaderas soluciones al pueblo colombiano. Como ven, son propuestas que integran a todos los sectores, el privado, el público y la sociedad civil. Todos cabemos, hay mucho potencial en todos los partidos políticos, dirijamos el futuro del país hacia lo que verdaderamente debe ser el alma de la política: Servirle a los demás.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Medio Oriente: Entre el Poder y la Guerra

Nuestro futuro se puede definir de acuerdo a nuestro presente. Muchas de las cosas que sucederán tendrán sus inicios en nuestras acciones de hoy. En ese sentido, muchas situaciones de nuestro presente tienen respuesta si escudriñamos en el pasado.
"Tomemos como ejemplo el Medio Oriente – Región en donde comenzaron las primeras civilizaciones, siendo la Mesopotamia epicentro de la humanidad y donde surgieron las primeras ciudades. Las matemáticas, la agricultura, la astronomía, la arquitectura y demás artes tuvieron su génesis en el territorio que hoy llamamos Medio Oriente.
Después de la revolución industrial hubo una proliferación de las máquinas y el ser humano, especialmente en occidente, inició una carrera de avance en cuanto a lo que la tecnología se refiere. El ser humano pasó de iluminar con lámparas de aceite de ballena a usar lámparas de querosene, proveniente del petróleo; pasó de usar carbón como el combustible para los barcos a usar gasolina proveniente del petróleo, so…

Nuestro Periodismo en la MIRA

La libertad de prensa es algo necesario para la democracia de todo país. Grandes cambios se han efectuado por la intervención de los medios en la sociedad, la cual adopta ciertas posturas y se crea opiniones de acuerdo a lo que ve y escucha. Sin embargo, el profesionalismo de quienes desempeñan tan importante labor de comunicación determina la credibilidad de lo que se le muestra al público. Lo que se desencadenó después de la filtración de un video de uso exclusivo y privado de una congregación religiosa no tiene precedentes en la historia de los medios de comunicación en Colombia.

Primer error:
Haber recibido un video editado y descontextualizado sin investigar su procedencia ni legalidad. No haber investigado a quienes denunciaban para entender los motivos por los cuales lanzaron el ataque en contra de la familia Piraquive.

Es evidente que las imágenes invitan a la gente a sentirse indignada. En el momento en el que se ve a la Doctora María Luisa diciendo que recomienda a los pa…