Ir al contenido principal

¡ Porqué voté por Duque !

Lo que no hizo Iván Duque fue seguir alimentando la polarización en la que está Colombia. Para aquellos que tanto critican el lenguaje de confrontación al cual acuden muchos políticos de todas las vertientes, hoy nos encontramos ante el fenómeno Duque. Y digo fenómeno a propósito, ya que muchos seguidores de Petro utilizan este calificativo para describir a su candidato.

Cierto es que nunca antes la izquierda había alcanzado tanta efervescencia y resultados en las urnas.

Sin embargo, muchos no quieren ver la calidad humana, la inteligencia y sentido de unificación en Duque ya que lo primero que se les viene a la cabeza es Álvaro Uribe.

El lenguaje en política es áspero, sagaz, suspicaz y en muchos momentos malintencionado. Lo vemos en redes sociales y también en plenarias, debates o deliberaciones en escenarios legislativos.

Pues no ha sido el comportamiento de Iván Duque. Ha sido una persona amable, jovial, con un lenguaje fresco, decente, un lenguaje que nos ilusiona a pensar que se puede hacer política sin la misma retórica de revanchismos y más odios. Eso me ha llevado a pensar que es muy posible que la renovación en la política se puede dar dentro de los mismos partidos políticos.

Para aquellos que están cansados como yo, de los mismos insultos de siempre, de que nos dividan entre ricos y pobres, cristianos y católicos, de izquierda o de derecha, ha llegado una persona que no es un mesías y que quienes votamos por él tampoco lo vemos como el caudillo que nos va a convertir en un país al nivel de los países nórdicos; pero que está llamando al emprendimiento, a la unión, a la legalidad sin odios.

Por supuesto que sus contendores están buscando sus falencias. Es por eso que en un país tan polarizado, relacionarlo directamente como un títere de Uribe, va a ser una forma de querer golpear su campaña.

Sin embargo, hay nuevos ánimos en Duque, una motivación arrolladora propia de su empuje y los que le critican en cuanto a su falta de experiencia gobernando, puede ser precisamente una de sus fortalezas más intrigantes, no tener tanto roce con el clientelismo de este país, de estar tan cerca de las prácticas amañadas que algunos políticos van adquiriendo con el tiempo.

Ciertamente, de eso es lo que muchos ya estamos exhaustos y quienes le creemos, no lo hacemos pensando en el pasado, ni en los muchos odios de este país, lo hacemos pensando en un futuro mejor, con libertades para los ciudadanos, un gobierno que no prometa cosas utópicas sino posibles.

Este es mi candidato, le dí mi voto en primera vuelta y se lo daré en segunda. Para quienes no han descubierto las cualidades de Duque por tener ya en la mente que nunca votarán por un Uribista, o porque siempre han sido de izquierda o son de centro pero con tal que no gane un Uribista, se equivocan, precisamente esos son los odios que se pueden superar con un presidente del talante de Iván Duque.

Quienes lo atacan posiblemente no reconozcan que es una persona mesurada que no cae en provocaciones, muy a pesar que recibe toda clase de insultos de aquellos que dicen que los Uribistas son intolerantes y resultan haciendo lo que tanto critican. Nunca ha emprendido el camino de los insultos hacia sus contendores, ha hablado de propuestas y ha llamado a la unión de las fuerzas políticas para sacar entre todos adelante este país.

No ha necesitado prometernos cosas extraordinarias o que va a acabar con la pobreza, o que todos seremos iguales. Lo que está hablando es de un país posible, con un mejor sistema judicial, sin tanta ilegalidad e impunidad, ha repetido en muchas ocasiones que no acabará con los acuerdos de paz, es más, ha dicho que el acuerdo es algo que el país necesitaba. Precisamente por conceptos como estos tuvo que enfrentarse a algunas críticas dentro de un sector del Centro Democrático en su nominación interna. Siempre sostuvo su propio criterio y demostró que no es un títere.

Es esa personalidad la que yo busco en un presidente. Por eso lo prefiero a él y no a Petro, quien tiene un lenguaje totalmente opuesto, autoritario e impositivo. Votaré por Duque, como esto está tan polarizado, unos me entenderán y coincidirán y otros me insultarán, buscarán en mis redes sociales quién soy, qué religión profeso y por alguna parte me van a querer apabullar.

Bueno, pues ya he pedido tantas veces respeto a quienes se creen dueños de la verdad que hoy no lo haré, porque así es esto, a esto estamos expuestos cuando opinamos, a la gente que cree que tienen la razón porque escogieron un bando y todo lo del bando contrario es malo.

Ojalá los colombianos algún día mostremos algo de grandeza y decidamos mirar hacia el futuro y dejemos de odiarnos por pensar diferente. Como muchos de ustedes saben, no soy Uribista pero hoy decidí pensar en que se puede cambiar el rumbo de este país con una actitud de unidad, sin egoísmos, muchos que pidieron perdonar a las Farc, deberían también darle la oportunidad a este país de superar los odios generados por la política. La gente pasa pero las ideas perduran, que la idea de un mejor país perdure y podamos dar el salto hacia un país desarrollado.

Entradas populares de este blog

Medio Oriente: Entre el Poder y la Guerra

Nuestro futuro se puede definir de acuerdo a nuestro presente. Muchas de las cosas que sucederán tendrán sus inicios en nuestras acciones de hoy. En ese sentido, muchas situaciones de nuestro presente tienen respuesta si escudriñamos en el pasado.
"Tomemos como ejemplo el Medio Oriente – Región en donde comenzaron las primeras civilizaciones, siendo la Mesopotamia epicentro de la humanidad y donde surgieron las primeras ciudades. Las matemáticas, la agricultura, la astronomía, la arquitectura y demás artes tuvieron su génesis en el territorio que hoy llamamos Medio Oriente.
Después de la revolución industrial hubo una proliferación de las máquinas y el ser humano, especialmente en occidente, inició una carrera de avance en cuanto a lo que la tecnología se refiere. El ser humano pasó de iluminar con lámparas de aceite de ballena a usar lámparas de querosene, proveniente del petróleo; pasó de usar carbón como el combustible para los barcos a usar gasolina proveniente del petróleo, so…

Pobreza: ¿Mantenerla o Reducirla?

Es una realidad que hay que ayudar a los pobres. Independientemente de los diferentes sistemas económicos, cada país destina un porcentaje de sus ingresos para combatir la pobreza.

Unos países invierten más que otros, todo depende de sus sistemas, sus políticas internas, sus leyes y la voluntad que cada uno de estos gobiernos muestre en pos de la lucha por erradicar la pobreza.




Para este propósito, sería apropiado preguntarnos: ¿Entre más dinero invirtamos en programas de asistencialismo, menor es el índice de pobreza? ¿Más dinero en asistencialismo significa mayor reducción de pobreza?
En teoría, las respuestas a estas preguntas serian que sí, que hay que regalarle al pobre. Sin embargo, ¿regalarle las cosas básicas al pobre hace que salga de la pobreza?
La lucha entre las diferentes clases sociales ha generado esta clase de inquietudes, preguntas y cuestionamientos. Estoy de acuerdo con que hay que ayudar al pobre, todos los gobiernos deben tener como objetivo la lucha contra la pob…