Ir al contenido principal

Armas: Entre el Negocio y la Vida

El ser humano siempre ha usado armas, desde el surgimiento de las primeras civilizaciones en la Mesopotamia, donde las piedras y los palos afilados servían para defenderse o atacar, hasta nuestro presente, en el que tenemos armas de destrucción masiva.

Nos hemos enfrentado desde el principio, nos hemos asesinado, lacerado, disparado, bombardeado. Ha sido el método para conquistar pueblos, extender imperios, imponer sincretismo sobre otras naciones, someter o colonizar. El tiempo ha pasado, los soldados usaron espadas y arcos, siguiendo con los cañones, hasta llegar a los fusiles, ametralladoras o rifles de asalto – Aumentando el número de muertos en las guerras ya que el poder destructor de las armas se ha elevado, tanto, que basta presionar un botón para enviar un misil nuclear y acabar con ciudades enteras.

Por supuesto que las armas se convirtieron en un negocio, alguien las tenía que producir y, ya que el ser humano se autodestruye, siempre habrá conflictos, guerras, diferencias que los seres querrán solucionar matando a su enemigo, siempre habrá quien compre armas de fuego.

Las armas pasaron de ser de uso exclusivo de los ejércitos a caer en las manos de los ciudadanos, en Estados Unidos, por ejemplo, la segunda enmienda de la constitución, aprobada en 1791, dice así: “Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un estado libre, el derecho del pueblo a poseer y portar armas, no será infringido”

Quienes diseñaron la constitución y quienes introdujeron la segunda enmienda, claramente legislaron pensando en una solución para el momento. En 1791 las armas no tenían la capacidad letal que tienen hoy en día, la idea era salvaguardar las fronteras, empoderar a los ciudadanos para defender el país de amenazas foráneas y defender la propiedad privada de ladrones o invasores. En 1971 la policía no era una entidad tan numerosa ni tan sofisticada como hoy.

La industria de las armas es un gigante, un gigante con poder en todas las esferas de la sociedad, un gigante que hará lo posible por mantenerse en el poder, un gigante que encontró en la segunda enmienda su más poderosa arma.

La segunda enmienda será defendida por los políticos en Congreso por la sencilla razón que sus campañas reciben financiación de la NRA (National Rifle Association).

Uno de los argumentos de quienes apoyan la segunda enmienda es que todos los ciudadanos tienen el derecho a defenderse, que las armas siempre estarán en el mercado negro y que es la única forma de hacerle frente a los criminales.

Sin embargo, las cifras de muertes en los Estados Unidos en donde se involucran las armas de fuego son escalofriantes.

Según el Gun Violence Archive, en el año 2016, 15.034 personas murieron a causa de disparos con un arma de fuego y 30.583 personas resultaron heridas. Evidentemente el sistema necesita ser modificado, máxime si tenemos en cuenta que en 2014 la cifra de muertos fue de 12.548; en 2015 fueron 13.481 – Lo que quiere decir que cada año aumenta el número de muertos por armas de fuego.

De acuerdo con el Congressional Research Service, en Estados Unidos hay más de 300 millones de armas, eso es, 93 armas por 100 habitantes.

Entre los años 2001 y 2016, la guerra en contra del terrorismo le ha costado a Estados Unidos más de $1.7 trillones de dólares – Entre 2001 y 2014, el total de muertes por terrorismo radical externo fue de 3.412 (incluyendo los ataques contra el centro financiera de Manhattan donde murieron 2.990 personas). Entre los años 2001 y 2016 murieron cerca de 500.000 personas en los Estados Unidos.
Es decir, del bolsillo de los contribuyentes salieron $1.7 trillones de dólares para proteger la vida de los ciudadanos, pero el verdadero flagelo que está acabando con la vida es un terrorismo doméstico, uno más difícil de controlar ya que convive con nosotros – Un peligro inminente que en cualquier momento estalla, en el centro comercial, en el barrio, en las escuelas; todo por cuenta de una ley obsoleta y por la obstinación de unos gobernantes que temen perder votos y dinero para sus campañas.

Como si fuera poco, quienes se están quitando la vida son las minorías, aquellas que son aisladas de la sociedad y puestas en residencias subsidiadas por el gobierno, donde las escuelas son peligrosas y donde sus hijos crecerán para ser puestos en la cárcel y el ciclo será el mismo: del proyecto (vivienda subsidiada) para la cárcel.

Mientras tanto, veremos lo mismo de siempre, las grandes industrias de las armas haciendo Lobby en el Congreso, políticos recibiendo dinero para sus plataformas electorales, enfermos mentales con acceso a las armas, la negación por parte del gobierno a hacer chequeos más drásticos y rigurosos, ciudadanos con rifles de asalto, armas automáticas de largo alcance en manos de la gente común, masacres en sitios públicos, etcétera.  

Y nos dicen que el tema tiene que ver con las diferentes libertades y derechos consignados en la constitución, lo cierto es que están vulnerando el mayor derecho de todos, el derecho a la vida, a ver crecer a nuestros hijos sin la angustia de presenciar un tiroteo o de enviar a tus hijos a la escuela con la incertidumbre de pensar que en cualquier momento algún desadaptado, desquiciado o enfermo tomará una de las más de 300 millones de armas en el país y cegará la vida de alguno de tus hijos.



Entradas populares de este blog

Cristianos y Política

A través del tiempo ha habido polémica en torno a la incursión de los cristianos en la política. 
No siendo este un tema fácil de abordar, decidí abordarlo ya que mis dos máximas pasiones son precisamente la religión y la política. 
No siendo pocas las críticas recibidas por defender mis derechos como creyente del Evangelio de Cristo y al mismo tiempo ser politólogo, llegan esos momentos en los que el corazón late con mayores ansias por escribir algo que tienes que escribir para recobrar la tranquilidad sin importar que haya personas que piensen que lo uno (la religión) no puede ir de la mano de lo otro (la política).
Sin embargo, tendremos que hacer varias reflexiones en medio de una sociedad con un amplio desconocimiento en cuanto a las diferentes religiones y el derecho que tiene cada una de ellas de expresar sus pensamientos sin temor a ser censurados.
Lo primero sería entender que las creencias religiosas no son impedimentos para incursionar en la política. Y lo digo porque dada la f…

Para Vencer a Hillary

El 2016 es un año decisivo para el destino del país más poderoso de la tierra. En este año conoceremos al presidente número 45 de los Estados Unidos de América.
En la contienda por la Casa Blanca nos encontramos con tres candidatos que se enfrentan por la nominación demócrata y trece por la nominación republicana.
Muy posiblemente Hillary Clinton será la ganadora por los demócratas.

Aunque Donald Trump puntea en la intención del voto republicano, todavía es aventurado decir que será quien se enfrente a Clinton.
La campaña de Trump ha sido muy efectiva en ganarse la atención de los medios de comunicación, los cuales publican cada frase que el magnate dice. Comentarios como “construiremos una pared en la frontera entre México y Estados Unidos y la pagará México, hay que prohibirles la entrada a los musulmanes al país, si Hillary no pudo complacer a su esposo mucho menos a los americanos si llega a ser presidenta” son frases que han calado en un sector que según las encuestas es poco educad…

Donald Trump: El Poder del Terror

La candidatura por la presidencia de los Estados Unidos ha producido un sinnúmero de reacciones. Sin embargo, los comentarios de Donald Trump se han robado la atención de los ciudadanos con repercusiones tanto en el país norteamericano como en el resto del mundo.
Cualquiera creería que comentarios como construir una pared en la frontera con México y que dicha pared sea financiada por el país fronterizo es una idea absurda que no se puede llevar a cabo. De igual manera sus comentarios acerca del tratamiento que le daría a las tensiones del Medio Oriente o impedir a los musulmanes ingresar a los Estados Unidos y monitorear sus mezquitas, no son fáciles de aceptar para muchos, quienes lo comparan a personajes siniestros tales como Hitler.
Los comentarios de repudio en contra de sus declaraciones se cuentan por miles en las redes sociales y aún personalidades han subido la voz en nota de protesta por sus arrebatados discursos. Lo preocupante no es lo que el candidato Trump esgrime cada vez q…