Ir al contenido principal

Más Allá del Socialismo o la Democracia


Murió el hombre que despertó admiración en unos y repudio en otros, Murió Fidel Castro. Su fallecimiento fue de causas naturales a los 90 años y no asesinado o encarcelado como muchos de sus opositores lo hubieran querido.

Comenzó su proyecto llamado “La Revolución Cubana”, lo cual era para Castro una idea nacionalista y desmarcada del comunismo o el socialismo – Lo que dijo en el año 1959 demuestra lo antes mencionado: “Nuestra revolución es tan cubana como nuestras palmas. (…) esta campaña de ‘comunista’, campaña falsa, que ni nos preocupa ni nos asusta”

Muy a pesar de haberse acercado a los textos marxistas o leninistas, en sus primeros discursos nunca hizo mención alguna a estas ideologías de izquierda, pero si a la necesidad de una reforma agraria y la nacionalización de la isla.

Estados Unidos intentó bloquear la libertad económica de Cuba y fue entonces cuando, un arrinconado Fidel Castro, decide mirar hacia la Unión Soviética y convertir la revolución de nacionalista a comunista.

La Unión Soviética y Cuba hicieron lazos comerciales – Comenzaron por cambiar el azúcar cubano por el petróleo soviético.

Fidel Castro y líder soviético Nikita Khrushchev. Foto: CNN.com  
Una Cuba cercana a la Unión Soviética representaba un peligro para Estados Unidos y en una medida desesperada, el país del norte decide apoyar a un grupo de disidentes cubanos en su lucha por deponer a Castro, en lo que se denominó “la invasión de Bahía de Cochinos” en abril de 1961. La misma fue un fracaso y terminó por “legitimar” la revolución cubana ya que Fidel Castro por primera vez utilizó el término “revolución socialista” en la siguiente frase: “Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices y que hayamos hecho una revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos”


22 de diciembre de 1961, Un Fidel Castro erguido y pletórico de la alegría del triunfo, un triunfo que para los cubanos representaba haberle ganado a Goliat, esgrimió con voz en cuello: “Y por eso seremos siempre marxista-leninistas. (…) no son los dirigentes, es el pueblo, son las masas las que levantamos la mano y decimos y repetimos que somos y seremos marxista-leninistas. (…) ¿No quiere socialismo el imperialismo? Pues bien, le daremos tres tazas de socialismo” Terminó el discurso con una frase que lo inmortalizaría: “¡Viva el socialismo! ¡Patria o Muerte!”

Así comenzó lo que hoy muchos le dicen el “Castrismo” y otros “la revolución cubana”. Para unos es un villano que le quitó la libertad a los cubanos, para otros es un hombre valiente que pudo sobrevivir las sanciones y el embargo impuestos por Estados Unidos, la Superpotencia que le ganó el pulso en la Guerra Fría a la Unión Soviética (disuelta en 1990).

Muchos pensaban que Fidel Castro tomaría la decisión de claudicar en sus planes comunistas con la caída de la Unión Soviética, pero no fue así.
Lo cierto es que Cuba es reconocido por su buen sistema educativo, sus buenos servicios de salud y su baja tasa de analfabetismo.

Sin embargo, también es criticada por la violación de derechos humanos, por sus presos políticos, su sistema de gobierno, el cual es una dictadura y por no permitir libres elecciones y tener un único partido político, el Partido Comunista de Cuba, o por no permitir a sus ciudadanos salir de la isla.

Ahora, quienes critican este sistema deben ser cuidadosos, si soy un sueco o un finlandés, de pronto tendría la autoridad para hacerlo ya que son países que han podido combinar el capitalismo con un sistema social – Y este es mi punto principal, a donde quiero llevar mi argumento primordial: En Cuba hay pobres que gozan de buena educación y de un buen sistema de salud – En Colombia, por ejemplo, hay pobres que no gozan de buena educación y/o un buen sistema de salud; los cubanos no son libres y los colombianos sí. Pero, ¿De qué nos sirve esa libertad si nuestras necesidades básicas no son satisfechas? o ¿De qué nos sirve tener elecciones libres si en todo caso quienes llegan al poder, llegan a engrosar la lista de corruptos? o ¿De qué ha servido el capitalismo si el 1% de la población del mundo controla los destinos del restante 99%?

Es decir, personalmente pienso que las dictaduras y el comunismo no son ideales ya que queremos ser libres. Sin embargo, en la democracia también somos esclavos del dinero que no nos alcanza porque lo tienen unos pocos y el que tenemos lo usamos para consumir y consumir, mientras los hijos de la gente pobre, que son la mayoría en los países latinoamericanos, reciben una educación pésima y muchos mueren esperando una cita médica o su seguro no cubre el tratamiento, o en casos extremos mueren por desnutrición.

Entonces, como a nosotros nos gusta copiarlo todo (por ejemplo, ya no decimos fiesta de grado sino “Prom”) Por lo menos copiémoslo bien y mejorémoslo. En Estados Unidos funciona el capitalismo porque el sistema educativo es bueno, la salud también, en Colombia no funciona porque el dinero que hay que invertir en la educación se lo roban, el dinero que debería ser para obras sociales se usa para la guerra y hay muchos que viven de esa guerra. Las ciudades cada día aumentan sus cordones de miseria, los universitarios tienen que hacer campañas en Twitter para que les arreglen los techos de las universidades públicas – Públicas que deberían ser gratis para asegurar que todos los niños y jóvenes estudien como en Cuba, así les duela, Cuba nos aventaja y el problema no es de dinero ya que ellos tienen un embargo a cuestas, el problema es de actitud, de cultura, somos corruptos, somos tramposos, no nos examinamos, culpabilizamos al otro, no somos auto reflexivos, le dejamos el trabajo a los demás, no nos comprometemos, somos pasivos, esclavos de las novelas, los realities, los partidos de fútbol mientras las mismas familias poderosas exprimen al país.

Ah y entre el 1% de los capitalistas que son dueños de este planeta también esta Fidel Castro, que dejó una fortuna de 900 millones de dólares mientras muchos de sus compatriotas no prueban la carne desde hace décadas.

Hay países nórdicos que han podido combinar el capitalismo con el socialismo y creo que esa es la clave, aun con mejores estándares de calidad de vida que Estados Unidos. Así, nos evitamos la tiranía de un dictador, pero al mismo tiempo aseguramos más igualdad entre los habitantes.
Lo malo es que en Colombia si uno habla de un programa social es comunista y si habla de desarrollo económico es un neo burgués con ínfulas de grandeza, no hay término medio, todo lo llevamos a los extremos, nos adherimos a un partido político y ya el partido político nos roba nuestra propia opinión porque se lo permitimos y terminan pensando por nosotros, no usamos el sentido común.


Murió Fidel Castro, dejó un legado aplaudido por unos y repudiado por otros, lo cierto es que podemos aprovechar este momento para reflexionar: Ya sea el comunismo, el socialismo o la democracia, el fin de todo gobierno debe ser brindarles a sus hijos la oportunidad de ser felices, las herramientas para que cada uno luche por la realización de sus sueños. Saquemos lo mejor de cada sistema y así encontraremos una sociedad un poco más justa, más igual y más armoniosa. 

Realicemos un control ciudadano, exijamos a los políticos que legislen en beneficio del pueblo, activemos el civismo, las buenas costumbres, el buen trato entre nosotros, el respeto por nuestras diferencias, soy un convencido de que los grandes cambios suceden desde el ser humano, la familia, el barrio, desde las juntas de acción comunal, los concejos, haciendo veeduría ciudadana. Por ahora, volvemos a la turbulencia de algunos hitos de la historia en los que se exacerbaron los ánimos por cuenta de las diferencias entre las clases, diferencias ideológicas, religiosas o de pensamiento. Sin embargo, los grandes avances sociales en la humanidad se han dado en momentos de mucha oscuridad. Recuerden que en el momento más oscuro de la noche es cuando amanece y el sol sale para ricos y pobres, que así sea nuestro proceder, incluyente como el sol.

Entradas populares de este blog

¡ Porqué voté por Duque !

Lo que no hizo Iván Duque fue seguir alimentando la polarización en la que está Colombia. Para aquellos que tanto critican el lenguaje de confrontación al cual acuden muchos políticos de todas las vertientes, hoy nos encontramos ante el fenómeno Duque. Y digo fenómeno a propósito, ya que muchos seguidores de Petro utilizan este calificativo para describir a su candidato. Cierto es que nunca antes la izquierda había alcanzado tanta efervescencia y resultados en las urnas. Sin embargo, muchos no quieren ver la calidad humana, la inteligencia y sentido de unificación en Duque ya que lo primero que se les viene a la cabeza es Álvaro Uribe. El lenguaje en política es áspero, sagaz, suspicaz y en muchos momentos malintencionado. Lo vemos en redes sociales y también en plenarias, debates o deliberaciones en escenarios legislativos.Pues no ha sido el comportamiento de Iván Duque. Ha sido una persona amable, jovial, con un lenguaje fresco, decente, un lenguaje que nos ilusiona a pensar que se …

Medio Oriente: Entre el Poder y la Guerra

Nuestro futuro se puede definir de acuerdo a nuestro presente. Muchas de las cosas que sucederán tendrán sus inicios en nuestras acciones de hoy. En ese sentido, muchas situaciones de nuestro presente tienen respuesta si escudriñamos en el pasado.
"Tomemos como ejemplo el Medio Oriente – Región en donde comenzaron las primeras civilizaciones, siendo la Mesopotamia epicentro de la humanidad y donde surgieron las primeras ciudades. Las matemáticas, la agricultura, la astronomía, la arquitectura y demás artes tuvieron su génesis en el territorio que hoy llamamos Medio Oriente.
Después de la revolución industrial hubo una proliferación de las máquinas y el ser humano, especialmente en occidente, inició una carrera de avance en cuanto a lo que la tecnología se refiere. El ser humano pasó de iluminar con lámparas de aceite de ballena a usar lámparas de querosene, proveniente del petróleo; pasó de usar carbón como el combustible para los barcos a usar gasolina proveniente del petróleo, so…

Pobreza: ¿Mantenerla o Reducirla?

Es una realidad que hay que ayudar a los pobres. Independientemente de los diferentes sistemas económicos, cada país destina un porcentaje de sus ingresos para combatir la pobreza.

Unos países invierten más que otros, todo depende de sus sistemas, sus políticas internas, sus leyes y la voluntad que cada uno de estos gobiernos muestre en pos de la lucha por erradicar la pobreza.




Para este propósito, sería apropiado preguntarnos: ¿Entre más dinero invirtamos en programas de asistencialismo, menor es el índice de pobreza? ¿Más dinero en asistencialismo significa mayor reducción de pobreza?
En teoría, las respuestas a estas preguntas serian que sí, que hay que regalarle al pobre. Sin embargo, ¿regalarle las cosas básicas al pobre hace que salga de la pobreza?
La lucha entre las diferentes clases sociales ha generado esta clase de inquietudes, preguntas y cuestionamientos. Estoy de acuerdo con que hay que ayudar al pobre, todos los gobiernos deben tener como objetivo la lucha contra la pob…