Ir al contenido principal

Más Allá del Socialismo o la Democracia


Murió el hombre que despertó admiración en unos y repudio en otros, Murió Fidel Castro. Su fallecimiento fue de causas naturales a los 90 años y no asesinado o encarcelado como muchos de sus opositores lo hubieran querido.

Comenzó su proyecto llamado “La Revolución Cubana”, lo cual era para Castro una idea nacionalista y desmarcada del comunismo o el socialismo – Lo que dijo en el año 1959 demuestra lo antes mencionado: “Nuestra revolución es tan cubana como nuestras palmas. (…) esta campaña de ‘comunista’, campaña falsa, que ni nos preocupa ni nos asusta”

Muy a pesar de haberse acercado a los textos marxistas o leninistas, en sus primeros discursos nunca hizo mención alguna a estas ideologías de izquierda, pero si a la necesidad de una reforma agraria y la nacionalización de la isla.

Estados Unidos intentó bloquear la libertad económica de Cuba y fue entonces cuando, un arrinconado Fidel Castro, decide mirar hacia la Unión Soviética y convertir la revolución de nacionalista a comunista.

La Unión Soviética y Cuba hicieron lazos comerciales – Comenzaron por cambiar el azúcar cubano por el petróleo soviético.

Fidel Castro y líder soviético Nikita Khrushchev. Foto: CNN.com  
Una Cuba cercana a la Unión Soviética representaba un peligro para Estados Unidos y en una medida desesperada, el país del norte decide apoyar a un grupo de disidentes cubanos en su lucha por deponer a Castro, en lo que se denominó “la invasión de Bahía de Cochinos” en abril de 1961. La misma fue un fracaso y terminó por “legitimar” la revolución cubana ya que Fidel Castro por primera vez utilizó el término “revolución socialista” en la siguiente frase: “Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices y que hayamos hecho una revolución socialista en las propias narices de Estados Unidos”


22 de diciembre de 1961, Un Fidel Castro erguido y pletórico de la alegría del triunfo, un triunfo que para los cubanos representaba haberle ganado a Goliat, esgrimió con voz en cuello: “Y por eso seremos siempre marxista-leninistas. (…) no son los dirigentes, es el pueblo, son las masas las que levantamos la mano y decimos y repetimos que somos y seremos marxista-leninistas. (…) ¿No quiere socialismo el imperialismo? Pues bien, le daremos tres tazas de socialismo” Terminó el discurso con una frase que lo inmortalizaría: “¡Viva el socialismo! ¡Patria o Muerte!”

Así comenzó lo que hoy muchos le dicen el “Castrismo” y otros “la revolución cubana”. Para unos es un villano que le quitó la libertad a los cubanos, para otros es un hombre valiente que pudo sobrevivir las sanciones y el embargo impuestos por Estados Unidos, la Superpotencia que le ganó el pulso en la Guerra Fría a la Unión Soviética (disuelta en 1990).

Muchos pensaban que Fidel Castro tomaría la decisión de claudicar en sus planes comunistas con la caída de la Unión Soviética, pero no fue así.
Lo cierto es que Cuba es reconocido por su buen sistema educativo, sus buenos servicios de salud y su baja tasa de analfabetismo.

Sin embargo, también es criticada por la violación de derechos humanos, por sus presos políticos, su sistema de gobierno, el cual es una dictadura y por no permitir libres elecciones y tener un único partido político, el Partido Comunista de Cuba, o por no permitir a sus ciudadanos salir de la isla.

Ahora, quienes critican este sistema deben ser cuidadosos, si soy un sueco o un finlandés, de pronto tendría la autoridad para hacerlo ya que son países que han podido combinar el capitalismo con un sistema social – Y este es mi punto principal, a donde quiero llevar mi argumento primordial: En Cuba hay pobres que gozan de buena educación y de un buen sistema de salud – En Colombia, por ejemplo, hay pobres que no gozan de buena educación y/o un buen sistema de salud; los cubanos no son libres y los colombianos sí. Pero, ¿De qué nos sirve esa libertad si nuestras necesidades básicas no son satisfechas? o ¿De qué nos sirve tener elecciones libres si en todo caso quienes llegan al poder, llegan a engrosar la lista de corruptos? o ¿De qué ha servido el capitalismo si el 1% de la población del mundo controla los destinos del restante 99%?

Es decir, personalmente pienso que las dictaduras y el comunismo no son ideales ya que queremos ser libres. Sin embargo, en la democracia también somos esclavos del dinero que no nos alcanza porque lo tienen unos pocos y el que tenemos lo usamos para consumir y consumir, mientras los hijos de la gente pobre, que son la mayoría en los países latinoamericanos, reciben una educación pésima y muchos mueren esperando una cita médica o su seguro no cubre el tratamiento, o en casos extremos mueren por desnutrición.

Entonces, como a nosotros nos gusta copiarlo todo (por ejemplo, ya no decimos fiesta de grado sino “Prom”) Por lo menos copiémoslo bien y mejorémoslo. En Estados Unidos funciona el capitalismo porque el sistema educativo es bueno, la salud también, en Colombia no funciona porque el dinero que hay que invertir en la educación se lo roban, el dinero que debería ser para obras sociales se usa para la guerra y hay muchos que viven de esa guerra. Las ciudades cada día aumentan sus cordones de miseria, los universitarios tienen que hacer campañas en Twitter para que les arreglen los techos de las universidades públicas – Públicas que deberían ser gratis para asegurar que todos los niños y jóvenes estudien como en Cuba, así les duela, Cuba nos aventaja y el problema no es de dinero ya que ellos tienen un embargo a cuestas, el problema es de actitud, de cultura, somos corruptos, somos tramposos, no nos examinamos, culpabilizamos al otro, no somos auto reflexivos, le dejamos el trabajo a los demás, no nos comprometemos, somos pasivos, esclavos de las novelas, los realities, los partidos de fútbol mientras las mismas familias poderosas exprimen al país.

Ah y entre el 1% de los capitalistas que son dueños de este planeta también esta Fidel Castro, que dejó una fortuna de 900 millones de dólares mientras muchos de sus compatriotas no prueban la carne desde hace décadas.

Hay países nórdicos que han podido combinar el capitalismo con el socialismo y creo que esa es la clave, aun con mejores estándares de calidad de vida que Estados Unidos. Así, nos evitamos la tiranía de un dictador, pero al mismo tiempo aseguramos más igualdad entre los habitantes.
Lo malo es que en Colombia si uno habla de un programa social es comunista y si habla de desarrollo económico es un neo burgués con ínfulas de grandeza, no hay término medio, todo lo llevamos a los extremos, nos adherimos a un partido político y ya el partido político nos roba nuestra propia opinión porque se lo permitimos y terminan pensando por nosotros, no usamos el sentido común.


Murió Fidel Castro, dejó un legado aplaudido por unos y repudiado por otros, lo cierto es que podemos aprovechar este momento para reflexionar: Ya sea el comunismo, el socialismo o la democracia, el fin de todo gobierno debe ser brindarles a sus hijos la oportunidad de ser felices, las herramientas para que cada uno luche por la realización de sus sueños. Saquemos lo mejor de cada sistema y así encontraremos una sociedad un poco más justa, más igual y más armoniosa. 

Realicemos un control ciudadano, exijamos a los políticos que legislen en beneficio del pueblo, activemos el civismo, las buenas costumbres, el buen trato entre nosotros, el respeto por nuestras diferencias, soy un convencido de que los grandes cambios suceden desde el ser humano, la familia, el barrio, desde las juntas de acción comunal, los concejos, haciendo veeduría ciudadana. Por ahora, volvemos a la turbulencia de algunos hitos de la historia en los que se exacerbaron los ánimos por cuenta de las diferencias entre las clases, diferencias ideológicas, religiosas o de pensamiento. Sin embargo, los grandes avances sociales en la humanidad se han dado en momentos de mucha oscuridad. Recuerden que en el momento más oscuro de la noche es cuando amanece y el sol sale para ricos y pobres, que así sea nuestro proceder, incluyente como el sol.

Entradas populares de este blog

Cristianos y Política

A través del tiempo ha habido polémica en torno a la incursión de los cristianos en la política. 
No siendo este un tema fácil de abordar, decidí abordarlo ya que mis dos máximas pasiones son precisamente la religión y la política. 
No siendo pocas las críticas recibidas por defender mis derechos como creyente del Evangelio de Cristo y al mismo tiempo ser politólogo, llegan esos momentos en los que el corazón late con mayores ansias por escribir algo que tienes que escribir para recobrar la tranquilidad sin importar que haya personas que piensen que lo uno (la religión) no puede ir de la mano de lo otro (la política).
Sin embargo, tendremos que hacer varias reflexiones en medio de una sociedad con un amplio desconocimiento en cuanto a las diferentes religiones y el derecho que tiene cada una de ellas de expresar sus pensamientos sin temor a ser censurados.
Lo primero sería entender que las creencias religiosas no son impedimentos para incursionar en la política. Y lo digo porque dada la f…

Para Vencer a Hillary

El 2016 es un año decisivo para el destino del país más poderoso de la tierra. En este año conoceremos al presidente número 45 de los Estados Unidos de América.
En la contienda por la Casa Blanca nos encontramos con tres candidatos que se enfrentan por la nominación demócrata y trece por la nominación republicana.
Muy posiblemente Hillary Clinton será la ganadora por los demócratas.

Aunque Donald Trump puntea en la intención del voto republicano, todavía es aventurado decir que será quien se enfrente a Clinton.
La campaña de Trump ha sido muy efectiva en ganarse la atención de los medios de comunicación, los cuales publican cada frase que el magnate dice. Comentarios como “construiremos una pared en la frontera entre México y Estados Unidos y la pagará México, hay que prohibirles la entrada a los musulmanes al país, si Hillary no pudo complacer a su esposo mucho menos a los americanos si llega a ser presidenta” son frases que han calado en un sector que según las encuestas es poco educad…

Donald Trump: El Poder del Terror

La candidatura por la presidencia de los Estados Unidos ha producido un sinnúmero de reacciones. Sin embargo, los comentarios de Donald Trump se han robado la atención de los ciudadanos con repercusiones tanto en el país norteamericano como en el resto del mundo.
Cualquiera creería que comentarios como construir una pared en la frontera con México y que dicha pared sea financiada por el país fronterizo es una idea absurda que no se puede llevar a cabo. De igual manera sus comentarios acerca del tratamiento que le daría a las tensiones del Medio Oriente o impedir a los musulmanes ingresar a los Estados Unidos y monitorear sus mezquitas, no son fáciles de aceptar para muchos, quienes lo comparan a personajes siniestros tales como Hitler.
Los comentarios de repudio en contra de sus declaraciones se cuentan por miles en las redes sociales y aún personalidades han subido la voz en nota de protesta por sus arrebatados discursos. Lo preocupante no es lo que el candidato Trump esgrime cada vez q…