Ir al contenido principal

Por un Mejor País

La paz es un término muy amplio, sería irresponsable de mi parte apropiarme de ella. Lo que sí puedo tratar de hacer es encontrar un poco de tranquilidad al disertar en estas letras en momentos en los que hay tanto por decir, tanto por opinar, tantos sentimientos para expresar. Sin embargo, me alejaré del tema de las emociones, los sentimientos y los remordimientos generados tras la derrota de la campaña del Sí.

En ese sentido prefiero mirar hacia el futuro y aprovechar lo sucedido para extraer lo que se pueda en aras de alcanzar el objetivo principal: La Paz.

Lo primero en lo que podemos avanzar es en la actitud hacia la paz por parte de sus promotores – Frases como “es que el presidente puede hacer la pregunta del tarjetón como se le dé la gana”, tienen que desaparecer. No podemos hacer un llamado a la paz con dichas expresiones ya que las mismas pueden denotar soberbia e incendiar los ánimos en un país con diferencias tan marcadas.
Tanto yo, como muchos de ustedes, nos sorprendimos con los resultados obtenidos el pasado domingo 2 de octubre.  No esperábamos que ganara el No, ni siquiera los del No lo esperaban. 

Foto: www.elnuevoherald.com
"Este es un momento en el que los colombianos debemos mostrar altura hacia nuestro futuro. Es momento para entender que también hay personas con diferentes puntos de vista a quienes hay que escuchar.  

Queremos escuchar sus propuestas, sus planes, sus programas – Si bien no tienen un plan en el momento ya que no imaginaban la victoria del No, queremos escuchar sus ideas para aportarle a la paz.  

Que vengan las diferencias, que vengan las ideas, prefiero que nos enfrentemos y debatamos con ellas, ello, será un avance en un país en el que resolvemos nuestras diferencias con agresiones físicas y verbales. Que sea este el momento de escucharnos mutuamente sin llamarnos "guerreristas, enmermelados, mamertos" y expresiones semejantes que lo único que generan es dividirnos cada día más.  
Es tal vez esta, la oportunidad para integrarnos y tanto los del sí como los del no, se respeten y valoren sus diferencias. Así podremos avanzar en democracia, en civismo, en la cultura ciudadana que tanta falta le hace a un país que se ofende visceralmente a diario en redes sociales.
  
El presidente Santos decía "la paz se hace con el enemigo", ahora tenemos la oportunidad de hacer la paz entre los amigos, los familiares, los compatriotas, entre los connacionales; nosotros, quienes nos vemos en la tienda, el teatro, el bus, la calle y demás lugares públicos.

Los ciudadanos no podemos seguir incubando odios ni dejando que los políticos nos marquen la hoja de ruta de nuestro futuro. Es necesario que nos interesemos más por nuestro país, motivar al 63% de los colombianos que no votaron en el plebiscito y los contagiemos del fervor patriótico – Pero recordemos, sin mentiras, sin patrañas, sin engaños; así no, además, en un país tan polarizado, no podemos seguir excluyendo a las minorías, sobre todo en un país en el que se resuelven las diferencias con tanta violencia. 

No miremos más hacia atrás, los colombianos acudieron a las urnas y decidieron – Ahora nos corresponde presionar a nuestros líderes para que busquen la paz. Nuestros campesinos, nuestros soldados, nuestras mujeres, nuestros niños y cada colombiano necesitamos pasar esta página absurda y dolorosa de la guerra. 

Duele el abstencionismo tan elevado en temas tan importantes. Sin embargo, podemos cambiar esta situación y convertirla en algo positivo, que los 6’431.376 de colombianos que votaron por el No y los 6’377.482 de los colombianos que votaron por el Sí, les demuestren al 63% de colombianos que no votaron, que es posible un nuevo país, uno en el que no nos devoremos, no nos insultemos, no nos ofendamos más, por algo en lo que todos podemos converger: La Paz.

Llega un momento en el que te sientes exhausto de lo mismo, dando giros sin llegar a ninguna parte, posiblemente hasta las Farc sientan lo mismo y no quieran retroceder, también quieran caminar tranquilos por las calles, tal vez la paz deba comenzar en nuestros corazones, tal vez Colombia dé ese salto de valentía hacia un mejor futuro, tal vez el mundo nos mire con solidaridad y respeto. Hagamos esto posible, rememos en el mismo sentido, avancemos.


Entradas populares de este blog

Cristianos y Política

A través del tiempo ha habido polémica en torno a la incursión de los cristianos en la política. 
No siendo este un tema fácil de abordar, decidí abordarlo ya que mis dos máximas pasiones son precisamente la religión y la política. 
No siendo pocas las críticas recibidas por defender mis derechos como creyente del Evangelio de Cristo y al mismo tiempo ser politólogo, llegan esos momentos en los que el corazón late con mayores ansias por escribir algo que tienes que escribir para recobrar la tranquilidad sin importar que haya personas que piensen que lo uno (la religión) no puede ir de la mano de lo otro (la política).
Sin embargo, tendremos que hacer varias reflexiones en medio de una sociedad con un amplio desconocimiento en cuanto a las diferentes religiones y el derecho que tiene cada una de ellas de expresar sus pensamientos sin temor a ser censurados.
Lo primero sería entender que las creencias religiosas no son impedimentos para incursionar en la política. Y lo digo porque dada la f…

Armas: Entre el Negocio y la Vida

El ser humano siempre ha usado armas, desde el surgimiento de las primeras civilizaciones en la Mesopotamia, donde las piedras y los palos afilados servían para defenderse o atacar, hasta nuestro presente, en el que tenemos armas de destrucción masiva.
Nos hemos enfrentado desde el principio, nos hemos asesinado, lacerado, disparado, bombardeado. Ha sido el método para conquistar pueblos, extender imperios, imponer sincretismo sobre otras naciones, someter o colonizar. El tiempo ha pasado, los soldados usaron espadas y arcos, siguiendo con los cañones, hasta llegar a los fusiles, ametralladoras o rifles de asalto – Aumentando el número de muertos en las guerras ya que el poder destructor de las armas se ha elevado, tanto, que basta presionar un botón para enviar un misil nuclear y acabar con ciudades enteras.
Por supuesto que las armas se convirtieron en un negocio, alguien las tenía que producir y, ya que el ser humano se autodestruye, siempre habrá conflictos, guerras, diferencias que…

Más Allá del Socialismo o la Democracia

Murió el hombre que despertó admiración en unos y repudio en otros, Murió Fidel Castro. Su fallecimiento fue de causas naturales a los 90 años y no asesinado o encarcelado como muchos de sus opositores lo hubieran querido.
Comenzó su proyecto llamado “La Revolución Cubana”, lo cual era para Castro una idea nacionalista y desmarcada del comunismo o el socialismo – Lo que dijo en el año 1959 demuestra lo antes mencionado: “Nuestra revolución es tan cubana como nuestras palmas. (…) esta campaña de ‘comunista’, campaña falsa, que ni nos preocupa ni nos asusta”
Muy a pesar de haberse acercado a los textos marxistas o leninistas, en sus primeros discursos nunca hizo mención alguna a estas ideologías de izquierda, pero si a la necesidad de una reforma agraria y la nacionalización de la isla.
Estados Unidos intentó bloquear la libertad económica de Cuba y fue entonces cuando, un arrinconado Fidel Castro, decide mirar hacia la Unión Soviética y convertir la revolución de nacionalista a comunista.…