Ir al contenido principal

!Y Nuestro Deber Ciudadano Qué!

Las democracias tienen como característica principal la representación de los ciudadanos ante el gobierno, ya sea de una manera local o nacional. En otras palabras, es imposible que la voz de todas las personas sea escuchada y/o tomada en cuenta en un recinto de toma de decisiones como los concejos municipales o el congreso nacional.

Es por ello que un grupo más reducido de personas llámense concejales, diputados, representantes a la cámara o senadores son elegidos para representar a aquellos que votaron por ellos.

Así funciona la democracia representativa.

Pero, ¿Qué sucede cuando quienes se hicieron elegir prometiendo un programa de gobierno, una vez electos no cumplen con dicho programa previamente prometido?

O también, ¿Cómo afrontar el hecho que un político en campaña oculte lo que va a hacer cuando llegue a gobernar?

Pues esta es una problemática que sucede con mucha regularidad.

Por ejemplo, el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, nunca dijo en campaña que quería privatizar la ETB (empresa de telecomunicaciones de Bogotá), tampoco nos dijo que tenía en mente urbanizar en medio de la Reserva Van Der Hammen.

Por eso el descontento de quienes votaron y no votaron por él – Porque si quienes le dieron su voto hubieran sabido que ese sería el actuar de Peñalosa, posiblemente no hubieran votado por él.

Pero reitero, así funciona la democracia, lo eligió la mayoría del pueblo para ser su alcalde y unos estarán contentos y otros inconformes, que se sentirán defraudados, traicionados y que piensan que el alcalde les dio la espalda.

Ahora, muchos de los que votaron por Peñalosa no lo hicieron a favor de Peñalosa sino en contra del modelo de ciudad de la izquierda en la capital. Es algo que sucede con frecuencia, las personas no votan por algún candidato porque les gusta sino porque no les gusta el otro candidato. Por ejemplo, en EE.UU muchos que no están de acuerdo con Donald Trump votarán por Hillary Clinton pero no porque estén totalmente de acuerdo con los lineamientos de Clinton.

Así estamos, más divididos que antes ya que en campaña Peñalosa emprendió una batalla sin cuartel en contra de la candidata de izquierda, Clara López, y en su camino la izquierda fue derrotada, pero a un precio muy alto pues Peñalosa fue incapaz de integrar a todos los bogotanos en su programa de gobierno.

Un lenguaje muy diferente tenía Rafael Pardo, quien con un tono más conciliador invitaba a la integración de las diferentes vertientes políticas.

Ah! pero aquellos que querían a Peñalosa “a como diera lugar”, sacaban fotos de Pardo del pasado con algún personaje y lo llamaban guerrillero – Y eso es lo que se "necesita" en una campaña política, sobre todo en las campañas políticas colombianas, en las que el amarillismo, la vida íntima de la gente y hasta, si el candidato "casi no se ríe" son determinantes a la hora de hacer presencia en las urnas, todo cuenta, menos lo más importante: el programa de gobierno, las propuestas, las ideas.

Así somos, y después nos quejamos de los malos gobiernos, pero nunca nos quejamos de los malos ciudadanos que somos, nos interesan más las peleas personales de los políticos que sacar adelante al país, nos gusta ser peñalosistas, petristas, santistas, uribistas y lo más posible es que en dos años van a ser lleristas, Ordoñistas o fajardistas pero de lo último que nos acordamos es de ser COLOMBIANOS.


En Colombia el abstencionismo es muy alto y los que votan, poco saben de política, de un proyecto de ley, de una sanción presidencial, de un acto legislativo, de lo que más le convenga al pueblo, pero sí conocemos la orientación sexual de los candidatos, estamos muy informados de los chismes, de los lugares que visitan, de las fotos en que aparece con alguien cuestionado, si fumó marihuana cuando era joven, de sus creencias religiosas. Estamos entretenidos pero muy mal enterados acerca de cómo se saca adelante un país. Somos malos ciudadanos, criticamos a los políticos, pero nos comportamos peor que ellos y eso es lo que les facilita a los malos gobernantes a encumbrarse en el poder, nuestro desconocimiento, desidia y falta de compromiso.

Por eso, aunque la democracia es el sistema que mejor acerca a las personas a la toma de decisiones en el gobierno, también es el sistema que pone en las manos de los ciudadanos los destinos de un país al responsabilizarlos de los gobernantes que eligen para ser su voz en el gobierno. Tal vez nos merezcamos nuestros malos gobernantes, tal vez son el reflejo del grueso de la población, tal vez si muchos de los que critican a los políticos corruptos de este país estuvieran en sus puestos, harían lo mismo o peores cosas, tal vez la solución sea cambiar nosotros mismos como personas, tal vez podamos sacar adelante este país entre todos, tal vez también tenemos la culpa de lo que nos sucede y sea hora de tomar las riendas de nuestra nación.

Mientras no reflexionemos, seguiremos enfrentándonos con mucha emoción, pero con muy poca razón. Sería muy positivo para el país que despertáramos, que asumiéramos los deberes que tenemos como ciudadanos, de volvernos una sociedad más cívica, más respetuosa, más solidaria, de exigirles a nuestros gobernantes buenas gestiones. Quizás de esa manera quienes son elegidos en algún cargo popular se sientan presionados a rendirle cuentas al pueblo, quizás podamos castigar a los malos gobernantes en las urnas y ellos se sientan obligados a trabajar por nosotros. 

Nuestra realidad es que muchos malos representantes son reelegidos y se cumple el dicho popular “el pueblo no tiene memoria” – Cambiemos esa realidad presente, recordemos que antes de ser de una ideología política somos colombianos. Antes de criticar, denigrar, quejarte o culpabilizar a los políticos que están haciendo una mala gestión, piensa: ¡Que has hecho tú por cambiar el país!



Entradas populares de este blog

¡ Porqué voté por Duque !

Lo que no hizo Iván Duque fue seguir alimentando la polarización en la que está Colombia. Para aquellos que tanto critican el lenguaje de confrontación al cual acuden muchos políticos de todas las vertientes, hoy nos encontramos ante el fenómeno Duque. Y digo fenómeno a propósito, ya que muchos seguidores de Petro utilizan este calificativo para describir a su candidato. Cierto es que nunca antes la izquierda había alcanzado tanta efervescencia y resultados en las urnas. Sin embargo, muchos no quieren ver la calidad humana, la inteligencia y sentido de unificación en Duque ya que lo primero que se les viene a la cabeza es Álvaro Uribe. El lenguaje en política es áspero, sagaz, suspicaz y en muchos momentos malintencionado. Lo vemos en redes sociales y también en plenarias, debates o deliberaciones en escenarios legislativos.Pues no ha sido el comportamiento de Iván Duque. Ha sido una persona amable, jovial, con un lenguaje fresco, decente, un lenguaje que nos ilusiona a pensar que se …

Medio Oriente: Entre el Poder y la Guerra

Nuestro futuro se puede definir de acuerdo a nuestro presente. Muchas de las cosas que sucederán tendrán sus inicios en nuestras acciones de hoy. En ese sentido, muchas situaciones de nuestro presente tienen respuesta si escudriñamos en el pasado.
"Tomemos como ejemplo el Medio Oriente – Región en donde comenzaron las primeras civilizaciones, siendo la Mesopotamia epicentro de la humanidad y donde surgieron las primeras ciudades. Las matemáticas, la agricultura, la astronomía, la arquitectura y demás artes tuvieron su génesis en el territorio que hoy llamamos Medio Oriente.
Después de la revolución industrial hubo una proliferación de las máquinas y el ser humano, especialmente en occidente, inició una carrera de avance en cuanto a lo que la tecnología se refiere. El ser humano pasó de iluminar con lámparas de aceite de ballena a usar lámparas de querosene, proveniente del petróleo; pasó de usar carbón como el combustible para los barcos a usar gasolina proveniente del petróleo, so…

Pobreza: ¿Mantenerla o Reducirla?

Es una realidad que hay que ayudar a los pobres. Independientemente de los diferentes sistemas económicos, cada país destina un porcentaje de sus ingresos para combatir la pobreza.

Unos países invierten más que otros, todo depende de sus sistemas, sus políticas internas, sus leyes y la voluntad que cada uno de estos gobiernos muestre en pos de la lucha por erradicar la pobreza.




Para este propósito, sería apropiado preguntarnos: ¿Entre más dinero invirtamos en programas de asistencialismo, menor es el índice de pobreza? ¿Más dinero en asistencialismo significa mayor reducción de pobreza?
En teoría, las respuestas a estas preguntas serian que sí, que hay que regalarle al pobre. Sin embargo, ¿regalarle las cosas básicas al pobre hace que salga de la pobreza?
La lucha entre las diferentes clases sociales ha generado esta clase de inquietudes, preguntas y cuestionamientos. Estoy de acuerdo con que hay que ayudar al pobre, todos los gobiernos deben tener como objetivo la lucha contra la pob…