Ir al contenido principal

!Y Nuestro Deber Ciudadano Qué!

Las democracias tienen como característica principal la representación de los ciudadanos ante el gobierno, ya sea de una manera local o nacional. En otras palabras, es imposible que la voz de todas las personas sea escuchada y/o tomada en cuenta en un recinto de toma de decisiones como los concejos municipales o el congreso nacional.

Es por ello que un grupo más reducido de personas llámense concejales, diputados, representantes a la cámara o senadores son elegidos para representar a aquellos que votaron por ellos.

Así funciona la democracia representativa.

Pero, ¿Qué sucede cuando quienes se hicieron elegir prometiendo un programa de gobierno, una vez electos no cumplen con dicho programa previamente prometido?

O también, ¿Cómo afrontar el hecho que un político en campaña oculte lo que va a hacer cuando llegue a gobernar?

Pues esta es una problemática que sucede con mucha regularidad.

Por ejemplo, el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, nunca dijo en campaña que quería privatizar la ETB (empresa de telecomunicaciones de Bogotá), tampoco nos dijo que tenía en mente urbanizar en medio de la Reserva Van Der Hammen.

Por eso el descontento de quienes votaron y no votaron por él – Porque si quienes le dieron su voto hubieran sabido que ese sería el actuar de Peñalosa, posiblemente no hubieran votado por él.

Pero reitero, así funciona la democracia, lo eligió la mayoría del pueblo para ser su alcalde y unos estarán contentos y otros inconformes, que se sentirán defraudados, traicionados y que piensan que el alcalde les dio la espalda.

Ahora, muchos de los que votaron por Peñalosa no lo hicieron a favor de Peñalosa sino en contra del modelo de ciudad de la izquierda en la capital. Es algo que sucede con frecuencia, las personas no votan por algún candidato porque les gusta sino porque no les gusta el otro candidato. Por ejemplo, en EE.UU muchos que no están de acuerdo con Donald Trump votarán por Hillary Clinton pero no porque estén totalmente de acuerdo con los lineamientos de Clinton.

Así estamos, más divididos que antes ya que en campaña Peñalosa emprendió una batalla sin cuartel en contra de la candidata de izquierda, Clara López, y en su camino la izquierda fue derrotada, pero a un precio muy alto pues Peñalosa fue incapaz de integrar a todos los bogotanos en su programa de gobierno.

Un lenguaje muy diferente tenía Rafael Pardo, quien con un tono más conciliador invitaba a la integración de las diferentes vertientes políticas.

Ah! pero aquellos que querían a Peñalosa “a como diera lugar”, sacaban fotos de Pardo del pasado con algún personaje y lo llamaban guerrillero – Y eso es lo que se "necesita" en una campaña política, sobre todo en las campañas políticas colombianas, en las que el amarillismo, la vida íntima de la gente y hasta, si el candidato "casi no se ríe" son determinantes a la hora de hacer presencia en las urnas, todo cuenta, menos lo más importante: el programa de gobierno, las propuestas, las ideas.

Así somos, y después nos quejamos de los malos gobiernos, pero nunca nos quejamos de los malos ciudadanos que somos, nos interesan más las peleas personales de los políticos que sacar adelante al país, nos gusta ser peñalosistas, petristas, santistas, uribistas y lo más posible es que en dos años van a ser lleristas, Ordoñistas o fajardistas pero de lo último que nos acordamos es de ser COLOMBIANOS.


En Colombia el abstencionismo es muy alto y los que votan, poco saben de política, de un proyecto de ley, de una sanción presidencial, de un acto legislativo, de lo que más le convenga al pueblo, pero sí conocemos la orientación sexual de los candidatos, estamos muy informados de los chismes, de los lugares que visitan, de las fotos en que aparece con alguien cuestionado, si fumó marihuana cuando era joven, de sus creencias religiosas. Estamos entretenidos pero muy mal enterados acerca de cómo se saca adelante un país. Somos malos ciudadanos, criticamos a los políticos, pero nos comportamos peor que ellos y eso es lo que les facilita a los malos gobernantes a encumbrarse en el poder, nuestro desconocimiento, desidia y falta de compromiso.

Por eso, aunque la democracia es el sistema que mejor acerca a las personas a la toma de decisiones en el gobierno, también es el sistema que pone en las manos de los ciudadanos los destinos de un país al responsabilizarlos de los gobernantes que eligen para ser su voz en el gobierno. Tal vez nos merezcamos nuestros malos gobernantes, tal vez son el reflejo del grueso de la población, tal vez si muchos de los que critican a los políticos corruptos de este país estuvieran en sus puestos, harían lo mismo o peores cosas, tal vez la solución sea cambiar nosotros mismos como personas, tal vez podamos sacar adelante este país entre todos, tal vez también tenemos la culpa de lo que nos sucede y sea hora de tomar las riendas de nuestra nación.

Mientras no reflexionemos, seguiremos enfrentándonos con mucha emoción, pero con muy poca razón. Sería muy positivo para el país que despertáramos, que asumiéramos los deberes que tenemos como ciudadanos, de volvernos una sociedad más cívica, más respetuosa, más solidaria, de exigirles a nuestros gobernantes buenas gestiones. Quizás de esa manera quienes son elegidos en algún cargo popular se sientan presionados a rendirle cuentas al pueblo, quizás podamos castigar a los malos gobernantes en las urnas y ellos se sientan obligados a trabajar por nosotros. 

Nuestra realidad es que muchos malos representantes son reelegidos y se cumple el dicho popular “el pueblo no tiene memoria” – Cambiemos esa realidad presente, recordemos que antes de ser de una ideología política somos colombianos. Antes de criticar, denigrar, quejarte o culpabilizar a los políticos que están haciendo una mala gestión, piensa: ¡Que has hecho tú por cambiar el país!



Entradas populares de este blog

Cristianos y Política

A través del tiempo ha habido polémica en torno a la incursión de los cristianos en la política. 
No siendo este un tema fácil de abordar, decidí abordarlo ya que mis dos máximas pasiones son precisamente la religión y la política. 
No siendo pocas las críticas recibidas por defender mis derechos como creyente del Evangelio de Cristo y al mismo tiempo ser politólogo, llegan esos momentos en los que el corazón late con mayores ansias por escribir algo que tienes que escribir para recobrar la tranquilidad sin importar que haya personas que piensen que lo uno (la religión) no puede ir de la mano de lo otro (la política).
Sin embargo, tendremos que hacer varias reflexiones en medio de una sociedad con un amplio desconocimiento en cuanto a las diferentes religiones y el derecho que tiene cada una de ellas de expresar sus pensamientos sin temor a ser censurados.
Lo primero sería entender que las creencias religiosas no son impedimentos para incursionar en la política. Y lo digo porque dada la f…

Armas: Entre el Negocio y la Vida

El ser humano siempre ha usado armas, desde el surgimiento de las primeras civilizaciones en la Mesopotamia, donde las piedras y los palos afilados servían para defenderse o atacar, hasta nuestro presente, en el que tenemos armas de destrucción masiva.
Nos hemos enfrentado desde el principio, nos hemos asesinado, lacerado, disparado, bombardeado. Ha sido el método para conquistar pueblos, extender imperios, imponer sincretismo sobre otras naciones, someter o colonizar. El tiempo ha pasado, los soldados usaron espadas y arcos, siguiendo con los cañones, hasta llegar a los fusiles, ametralladoras o rifles de asalto – Aumentando el número de muertos en las guerras ya que el poder destructor de las armas se ha elevado, tanto, que basta presionar un botón para enviar un misil nuclear y acabar con ciudades enteras.
Por supuesto que las armas se convirtieron en un negocio, alguien las tenía que producir y, ya que el ser humano se autodestruye, siempre habrá conflictos, guerras, diferencias que…

Más Allá del Socialismo o la Democracia

Murió el hombre que despertó admiración en unos y repudio en otros, Murió Fidel Castro. Su fallecimiento fue de causas naturales a los 90 años y no asesinado o encarcelado como muchos de sus opositores lo hubieran querido.
Comenzó su proyecto llamado “La Revolución Cubana”, lo cual era para Castro una idea nacionalista y desmarcada del comunismo o el socialismo – Lo que dijo en el año 1959 demuestra lo antes mencionado: “Nuestra revolución es tan cubana como nuestras palmas. (…) esta campaña de ‘comunista’, campaña falsa, que ni nos preocupa ni nos asusta”
Muy a pesar de haberse acercado a los textos marxistas o leninistas, en sus primeros discursos nunca hizo mención alguna a estas ideologías de izquierda, pero si a la necesidad de una reforma agraria y la nacionalización de la isla.
Estados Unidos intentó bloquear la libertad económica de Cuba y fue entonces cuando, un arrinconado Fidel Castro, decide mirar hacia la Unión Soviética y convertir la revolución de nacionalista a comunista.…