Ir al contenido principal

Vivir en el Exterior

Muchos colombianos han emprendido un éxodo masivo hacia el exterior por diversos motivos, la mayoría de ellos, en busca de un mejor vivir, oportunidades y mejores salarios; muchos huyendo de la violencia producida por el narcotráfico, las guerrillas, las bandas criminales, etc.

Cuando nos radicamos en el exterior pensamos que la violencia no nos perseguirá más. Sin embargo, nos encontramos con una estigmatización que nos oprime y nos acompaña a donde quiera que estemos.

Ser colombiano en el exterior es saber que te van a requisar con mayor rigurosidad en los aeropuertos, que tus compañeros de empleo te harán chistes en los que se involucran la cocaína, excentricidades y mujeres voluptuosas que andan con mafiosos.

¡Pero qué más podemos esperar si a nuestros propios compatriotas les encanta producir series de televisión en las que le muestran al mundo que somos así, que somos sanguinarios, que nuestras mujeres son objetos sexuales de satisfacción para los mafiosos! Parece que no nos importara, es más, devoramos esa clase de producciones sin sentir dolor por nuestra patria; disfrazan los niños de Pablo Escobar y muchos adolescentes contemplan la idea de ser así, de ganarse la vida con lo ilícito, empuñando una pistola, llenos de dinero y sueñan con dominar el barrio, el pueblo, la ciudad, el país y hasta extender su poder criminal a otros países.

Mientras tanto, quienes estamos por fuera y trabajamos extenuantes jornadas para poder vivir dignamente tenemos que soportar que los ojos del mundo tengan una mirada acusatoria sobre nosotros y nos vean como salvajes, después de todo eso es lo que escuchan y ven acerca de nosotros.

Hace poco, en una emisora radial, entrevistaron al presidente de Netflix y lo felicitaron por la nueva serie llamada Narcos, no escatimaron en elogios para el empresario. Seguramente muchos colombianos dentro del país no le vean nada de malo a esas palabras. Sin embargo, para quienes estamos por fuera, el éxito económico de Netflix a costa de la degradación social que entrañan estas producciones, es motivo de rechazo. No queremos que sigan haciendo eco a los años de dolor en la época de Pablo Escobar. Es turbador ver el recibimiento que les dan a los actores de Hollywood que llegan al país a filmar producciones que después afectarán nuestra imagen ante la opinión pública internacional.

¿Entonces, felicitamos a Netflix por recordarle al mundo lo que nosotros queremos dejar en el pasado y que ellos ponen en presente con su serie televisiva?

En Chile se volvió costumbre perseguir a los colombianos, la prensa calla y las estaciones policiales se parcializan cuando un caso involucra a un colombiano – Es más, algunos grupos han desarrollado campañas para sacar a los colombianos de sus ciudades, no obstante están estrenando una ley antidiscriminación conocida como la ley Zamudio, al parecer la ley solo protege afrodescendientes y homosexuales pero no colombianos.

En Venezuela el propio presidente Maduro mandó a derribar casas de colombianos en la frontera, pintó paredes con letras clave para identificar las casas de los colombianos, los llamó paramilitares, etc. Fuimos testigos de cómo mujeres, niños y ancianos cruzaban ríos para llegar al país y atrás dejaron años de trabajo y lazos familiares fueron rotos.
En Panamá una diputada nos trató de escoria y la lista de improperios en nuestra contra continúa. De los más de seis millones, algunos son detenidos por traficar, por ser “apartamenteros”, por estafar y otros delitos.

Sin embargo, no todos somos así. También somos víctimas de malos gobiernos que le dan la espalda a la clase trabajadora y la obligan a emigrar del país, la desigualdad en Colombia es muy amplia, el coeficiente GINI (utilizado para medir la desigualdad, 0 es igualdad y 1 es desigualdad) está en un 0.539, el salario mínimo no alcanza para vivir una vida digna y la educación es una utopía para los pobres. Los campesinos están olvidados y muchos terminan haciendo negocios ilícitos, sembrando coca porque el gobierno prioriza importaciones de productos que podemos producir, desplazados por la violencia y haciendo parte de los cordones de miseria en las grandes ciudades. Por muchas de las anteriores razones, las personas toman la decisión de aventurarse a buscar un mejor vivir en otro país.

Mientras tanto, tenemos que soportar los improperios en nuestra contra en el exterior y conformarnos con una simple nota de protesta de parte de la Cancillería. No, ¡qué pena pero esto es más serio que una simple nota que no sirve para nada! Se hacen necesarias campañas diplomáticas entre los países, el éxito de la diplomacia no se mide con un evento en Milán donde le mostramos a Juan Valdez al mundo y las guacamayas y el paisaje cafetero y las flores. No, queremos que comiencen por estar atentos cuando nos maltratan y nos discriminan, de lo contrario seguirán asesinando compatriotas como el joven colombiano en Santiago de Chile, Freddy Barros, que en un acto xenófobo una bala apagó su vida mientras su padre lo sostenía en sus brazos. Según algunas versiones su agresor, un hombre chileno, le gritaba “fuera negro de mi país, fuera todos los colombianos de Chile”

Pero lo más importante es un cambio en todos nosotros, un orgullo sano que nos lleve a sentir más admiración por ser colombianos y querer cambiar la pisoteada imagen de nuestro país. Podemos comenzar por repudiar las narconovelas, donde se denigra a la mujer y se estereotipa a los colombianos como “traquetos” y mafiosos.

Es muy apasionante ver como se llenan las plazas cuando juega la Selección de Fútbol, cuando la gente muestra su euforia viendo a un colombiano llegar al Real Madrid, cuando un cantante recibe un premio internacional o cuando un ciclista triunfa en Europa. Lo triste es ver que ese mismo patriotismo no se ve cuando hacemos quedar mal al país con nuestros actos irresponsables y por unos pocos pagamos millones que vivimos por fuera.

En conclusión, esto lo cambiamos entre todos, debe ser un esfuerzo en conjunto, tanto del gobierno como de los ciudadanos dentro y fuera del país. Debemos involucrarnos más en el exterior, asociarnos en pos de ayudar de alguna forma a nuestro país, no olvidarnos de nuestra patria, de nuestras raíces, de nuestro origen.

Los invito a hacer a un lado las posiciones políticas, la polarización que existe en el país, los odios, los rencores y las retaliaciones – Pensemos más en nuestro país, hagamos lo mejor por él.  Levantemos la voz, también decidimos, no hemos dejado de ser colombianos, también amamos nuestra patria, no más olvido.







Entradas populares de este blog

¡ Porqué voté por Duque !

Lo que no hizo Iván Duque fue seguir alimentando la polarización en la que está Colombia. Para aquellos que tanto critican el lenguaje de confrontación al cual acuden muchos políticos de todas las vertientes, hoy nos encontramos ante el fenómeno Duque. Y digo fenómeno a propósito, ya que muchos seguidores de Petro utilizan este calificativo para describir a su candidato. Cierto es que nunca antes la izquierda había alcanzado tanta efervescencia y resultados en las urnas. Sin embargo, muchos no quieren ver la calidad humana, la inteligencia y sentido de unificación en Duque ya que lo primero que se les viene a la cabeza es Álvaro Uribe. El lenguaje en política es áspero, sagaz, suspicaz y en muchos momentos malintencionado. Lo vemos en redes sociales y también en plenarias, debates o deliberaciones en escenarios legislativos.Pues no ha sido el comportamiento de Iván Duque. Ha sido una persona amable, jovial, con un lenguaje fresco, decente, un lenguaje que nos ilusiona a pensar que se …

Medio Oriente: Entre el Poder y la Guerra

Nuestro futuro se puede definir de acuerdo a nuestro presente. Muchas de las cosas que sucederán tendrán sus inicios en nuestras acciones de hoy. En ese sentido, muchas situaciones de nuestro presente tienen respuesta si escudriñamos en el pasado.
"Tomemos como ejemplo el Medio Oriente – Región en donde comenzaron las primeras civilizaciones, siendo la Mesopotamia epicentro de la humanidad y donde surgieron las primeras ciudades. Las matemáticas, la agricultura, la astronomía, la arquitectura y demás artes tuvieron su génesis en el territorio que hoy llamamos Medio Oriente.
Después de la revolución industrial hubo una proliferación de las máquinas y el ser humano, especialmente en occidente, inició una carrera de avance en cuanto a lo que la tecnología se refiere. El ser humano pasó de iluminar con lámparas de aceite de ballena a usar lámparas de querosene, proveniente del petróleo; pasó de usar carbón como el combustible para los barcos a usar gasolina proveniente del petróleo, so…

Pobreza: ¿Mantenerla o Reducirla?

Es una realidad que hay que ayudar a los pobres. Independientemente de los diferentes sistemas económicos, cada país destina un porcentaje de sus ingresos para combatir la pobreza.

Unos países invierten más que otros, todo depende de sus sistemas, sus políticas internas, sus leyes y la voluntad que cada uno de estos gobiernos muestre en pos de la lucha por erradicar la pobreza.




Para este propósito, sería apropiado preguntarnos: ¿Entre más dinero invirtamos en programas de asistencialismo, menor es el índice de pobreza? ¿Más dinero en asistencialismo significa mayor reducción de pobreza?
En teoría, las respuestas a estas preguntas serian que sí, que hay que regalarle al pobre. Sin embargo, ¿regalarle las cosas básicas al pobre hace que salga de la pobreza?
La lucha entre las diferentes clases sociales ha generado esta clase de inquietudes, preguntas y cuestionamientos. Estoy de acuerdo con que hay que ayudar al pobre, todos los gobiernos deben tener como objetivo la lucha contra la pob…