Ir al contenido principal

Retos para la libertad religiosa

Ser cristiano se ha vuelto cada día más peligroso en el mundo. A diario escuchamos en las noticias acerca de persecuciones a las que son sometidos quienes profesan la religión cristiana en países del Medio Oriente y África gracias a un extremismo religioso de parte de grupos al margen de la ley.

Uno creería que dichas regiones en el mundo son las únicas en las que los cristianos son perseguidos y muchos piensan que la persecución se limita a las agresiones físicas y a campañas de exterminio o expulsiones territoriales.

Sin embargo, hay países en los que la persecución y el odio religioso están presentes en la sociedad sin que se levante la voz al respecto.

Quienes sufren las consecuencias de la incitación al odio generalmente hacen parte de minorías religiosas que se tienen que enfrentar a una cultura permisiva y en la que se combina un desconocimiento amplio de la religión con políticas lánguidas que no protegen las diferencias religiosas de sus ciudadanos.

En otras palabras, cuando uno no hace parte de la religión predominante del país está expuesto a maltratos, burlas y todo tipo de improperios – Es allí donde se necesita que el estado actúe como árbitro neutral y proteja tanto los derechos de unos como de los otros.

Con el fin de llegar a un modelo a seguir podemos mirar a Estados Unidos y sus leyes que protegen la libertad religiosa y las diferentes creencias – No solo ello, sino también un sistema de valores aprendidos a través de la historia, una historia impregnada de marchas por la libertad, agrupaciones con fines sociales, sindicatos y demás asociaciones que ven en la constitución una carta fuerte e imponente que sirve de trampolín hacia la consecución de sus fines y en este caso, religiosos. En el país norteamericano han podido convivir la libertad religiosa y la libertad de expresión – Esto significa que los medios de comunicación no usan como excusa la libertad de expresión para atacar la vida religiosa de las personas. 

De esa manera han sido exitosos en hacer respetar las diferencias entre sus habitantes, por eso es normal ver a un senador declarando abiertamente su inclinación religiosa y aún apoyando su congregación e interviniendo en leyes que protejan la religión. Es también normal ver candidatos dirigiéndose a miembros de congregaciones religiosas en busca de apoyo para sus candidaturas, no hay escándalo porque eso suceda puesto que temas como el aborto, el matrimonio entre homosexuales, la legalización de la droga, entre otros, son temas que también le interesan a todos los miembros de la sociedad y entre estos grupos están las congregaciones religiosas; después de todo, la democracia debe ser inclusiva y dar participación a todos los sectores de la sociedad.

La separación entre religión y política es un aspecto en el que abunda un desconocimiento muy amplio en países como el nuestro, Colombia. La idea de un gobierno laico no se cumple cuando no se hacen respetar las ideas, el credo o la inclinación religiosa de todos los grupos religiosos, incluyendo las minorías.

Lo anterior nos indica que se hace necesario lo siguiente:

  •  El gobierno debe aceptar falencias en el campo religioso. No podemos comenzar un proceso si no se acepta que existe un problema.
  •  Una vez identificado el vacío jurídico y legal, las ramas ejecutiva y legislativa deben trabajar de la mano en pos de implementar medidas que llenen dicho vacío y garanticen los derechos de todos los grupos religiosos involucrados en el país.  
  •  Implementar campañas pedagógicas que instruyan a los ciudadanos desde temprana edad y así inculcar los valores necesarios para alcanzar una convivencia con respeto.
  •  El gobierno debe intervenir prontamente cuando se identifique un ataque hacia la libertad religiosa y así evitar el daño que dichos ataques causen a los ciudadanos tales como: matoneo a los niños en las escuelas, despidos laborales, ataques contra las viviendas, daños en las instalaciones o sedes religiosas, etc. Esta intervención se debe hacer por parte del ministerio encargado o por una comisión creada para esos fines religiosos y debe ser respaldada por el presidente del país.
Solo si introducimos esta clase de medidas podremos avanzar como sociedad y brindarles a los ciudadanos herramientas para hacer valer sus derechos. En un país tan golpeado por la violencia como lo es Colombia, es necesario entender que la paz no es solo acabar la guerra bélica o los grupos al margen de la ley, también hay otra clase de guerra, una guerra que se libra en silencio para muchos pero que daña preocupantemente a otros, esa guerra la debemos combatir entre todos pero necesitamos el apoyo del gobierno para poderla ganar.


A veces criticamos mucho a los demás países y no nos miramos a nosotros mismos, a veces no nos ponemos en la posición de aquel que piensa diferente y está siendo atacado por ello. Ser cristiano en Colombia y no pertenecer a la religión tradicional también es peligroso.

Entradas populares de este blog

Cristianos y Política

A través del tiempo ha habido polémica en torno a la incursión de los cristianos en la política. 
No siendo este un tema fácil de abordar, decidí abordarlo ya que mis dos máximas pasiones son precisamente la religión y la política. 
No siendo pocas las críticas recibidas por defender mis derechos como creyente del Evangelio de Cristo y al mismo tiempo ser politólogo, llegan esos momentos en los que el corazón late con mayores ansias por escribir algo que tienes que escribir para recobrar la tranquilidad sin importar que haya personas que piensen que lo uno (la religión) no puede ir de la mano de lo otro (la política).
Sin embargo, tendremos que hacer varias reflexiones en medio de una sociedad con un amplio desconocimiento en cuanto a las diferentes religiones y el derecho que tiene cada una de ellas de expresar sus pensamientos sin temor a ser censurados.
Lo primero sería entender que las creencias religiosas no son impedimentos para incursionar en la política. Y lo digo porque dada la f…

Armas: Entre el Negocio y la Vida

El ser humano siempre ha usado armas, desde el surgimiento de las primeras civilizaciones en la Mesopotamia, donde las piedras y los palos afilados servían para defenderse o atacar, hasta nuestro presente, en el que tenemos armas de destrucción masiva.
Nos hemos enfrentado desde el principio, nos hemos asesinado, lacerado, disparado, bombardeado. Ha sido el método para conquistar pueblos, extender imperios, imponer sincretismo sobre otras naciones, someter o colonizar. El tiempo ha pasado, los soldados usaron espadas y arcos, siguiendo con los cañones, hasta llegar a los fusiles, ametralladoras o rifles de asalto – Aumentando el número de muertos en las guerras ya que el poder destructor de las armas se ha elevado, tanto, que basta presionar un botón para enviar un misil nuclear y acabar con ciudades enteras.
Por supuesto que las armas se convirtieron en un negocio, alguien las tenía que producir y, ya que el ser humano se autodestruye, siempre habrá conflictos, guerras, diferencias que…

Más Allá del Socialismo o la Democracia

Murió el hombre que despertó admiración en unos y repudio en otros, Murió Fidel Castro. Su fallecimiento fue de causas naturales a los 90 años y no asesinado o encarcelado como muchos de sus opositores lo hubieran querido.
Comenzó su proyecto llamado “La Revolución Cubana”, lo cual era para Castro una idea nacionalista y desmarcada del comunismo o el socialismo – Lo que dijo en el año 1959 demuestra lo antes mencionado: “Nuestra revolución es tan cubana como nuestras palmas. (…) esta campaña de ‘comunista’, campaña falsa, que ni nos preocupa ni nos asusta”
Muy a pesar de haberse acercado a los textos marxistas o leninistas, en sus primeros discursos nunca hizo mención alguna a estas ideologías de izquierda, pero si a la necesidad de una reforma agraria y la nacionalización de la isla.
Estados Unidos intentó bloquear la libertad económica de Cuba y fue entonces cuando, un arrinconado Fidel Castro, decide mirar hacia la Unión Soviética y convertir la revolución de nacionalista a comunista.…