Ir al contenido principal

¿Promover el odio o erradicarlo?

A través de la historia el ser humano ha avanzado en muchos campos, los inventos revolucionaron nuestra civilización y pasamos de la rueda a cohetes que nos dan un viaje por el espacio. Las telecomunicaciones, el Internet y demás avances tecnológicos redujeron el planeta, acercándonos a lugares inhóspitos que no conocíamos.

Uno creería que el mundo entre más avanza y el cerebro entre más sea catapultado a inventar y crear así mismo habría un mejor futuro para todos.

Sin embargo y lo tengo que expresar con tristeza, pocas cosas han cambiado entre nosotros. Hay una tendencia nuestra a sectorizarnos, a defender nuestra identidad así sea aplastando al otro, a hacer prevalecer mis ideas sobre los demás, a comernos entre todos, a menospreciar a quienes conciben la vida de una manera diferente a la nuestra.

Esto se volvió la lucha de las razas, la disputa de las creencias, el conflicto entre los del norte y el sur, el oriente y el occidente, entre quienes tienen la piel, los ojos, el cabello de una forma y quienes lo tienen de otra, entre los de un bando y los de otro.

A los gobiernos se les está saliendo de las manos la incitación al odio, posiblemente porque muchos de ellos aunaron sus esfuerzos en el tema económico como objetivo principal y descuidaron los temas sociales y la familia como núcleo principal de la sociedad.

En las escuelas se evidencia una incapacidad generalizada en los educadores en enseñar la diversidad cultural, es más, hay niños que crecen pensando que los de la escuela del otro barrio son inferiores a ellos; se agrupan entre ellos y defienden a muerte su cuadra, su manzana, su barrio, su ciudad y en el último caso, su país.

Así está nuestra sociedad, a los padres les falta más compromiso con sus hijos, quienes en la mayoría de los casos son el reflejo de la personalidad de sus padres. Es una sociedad hipócrita que en las reuniones sociales se muestran incluyentes con todos pero que a la hora de la cena hacen comentarios racistas o de desaprobación a ciertos grupos religiosos.

Quienes creen que los culpables de los crímenes de odio son únicamente los extremistas del Medio Oriente están muy lejos de la realidad. No solo se persigue a los demás con fusiles, bombas o atentados, también se persigue con campañas de desprestigio, con comentarios racistas, promoviendo el odio en redes sociales…

Tanto en Estados Unidos como en el resto de las latitudes hay incitación al odio. El verdadero reto es contrarrestarlo y trabajar en pos de erradicarlo; por lo menos cuando Dylann Roof, el joven de 21 años que le quitó la vida a nueve afroamericanos en una Iglesia cristiana en Charleston SC, el presidente Barack Obama enfrentó los medios atacando el problema sin rodeos y clasificándolo como un crimen de odio.

Lo triste es ver que en otros países los gobiernos esconden el odio de sus ciudadanos y con esa actitud lo alimentan y lo llevan a todas las instancias, generando persecución hacia los más vulnerables que casi siempre son las minorías.

Recuerdo que cuando el congreso de Colombia pasó un proyecto que penalizaba la discriminación y convirtió la antidiscriminación en ley, algunos periodistas lo atacaron y se burlaban porque lo consideraban exagerado – En vez de celebrar que se sentaban las bases para un país con más respeto por los demás y sus diferencias.

La erradicación del discurso de odio es una iniciativa que he visto mayormente en la organización de las Naciones Unidas, hay muy poco compromiso entre los países y los que se pronuncian al respecto lo hacen de una manera lánguida y sin implementación real de políticas de estado.

Hace poco se incorporó la libertad religiosa como política pública en el Plan Nacional de Desarrollo en Colombia, lo cual es un paso hacia la convivencia con respeto – Es un paso pero hay que seguir caminando hacia un país más incluyente, más justo, en el que sus ciudadanos vivan en paz, no únicamente la paz como la ausencia de la guerra bélica sino aquella guerra que nos divide entre quienes profesamos una religión y quienes profesan otra, o quienes no profesan alguna, esa guerra silenciosa que no se acepta en público pero que está presente en los corazones de los seres humanos.  


Entradas populares de este blog

¡ Porqué voté por Duque !

Lo que no hizo Iván Duque fue seguir alimentando la polarización en la que está Colombia. Para aquellos que tanto critican el lenguaje de confrontación al cual acuden muchos políticos de todas las vertientes, hoy nos encontramos ante el fenómeno Duque. Y digo fenómeno a propósito, ya que muchos seguidores de Petro utilizan este calificativo para describir a su candidato. Cierto es que nunca antes la izquierda había alcanzado tanta efervescencia y resultados en las urnas. Sin embargo, muchos no quieren ver la calidad humana, la inteligencia y sentido de unificación en Duque ya que lo primero que se les viene a la cabeza es Álvaro Uribe. El lenguaje en política es áspero, sagaz, suspicaz y en muchos momentos malintencionado. Lo vemos en redes sociales y también en plenarias, debates o deliberaciones en escenarios legislativos.Pues no ha sido el comportamiento de Iván Duque. Ha sido una persona amable, jovial, con un lenguaje fresco, decente, un lenguaje que nos ilusiona a pensar que se …

Medio Oriente: Entre el Poder y la Guerra

Nuestro futuro se puede definir de acuerdo a nuestro presente. Muchas de las cosas que sucederán tendrán sus inicios en nuestras acciones de hoy. En ese sentido, muchas situaciones de nuestro presente tienen respuesta si escudriñamos en el pasado.
"Tomemos como ejemplo el Medio Oriente – Región en donde comenzaron las primeras civilizaciones, siendo la Mesopotamia epicentro de la humanidad y donde surgieron las primeras ciudades. Las matemáticas, la agricultura, la astronomía, la arquitectura y demás artes tuvieron su génesis en el territorio que hoy llamamos Medio Oriente.
Después de la revolución industrial hubo una proliferación de las máquinas y el ser humano, especialmente en occidente, inició una carrera de avance en cuanto a lo que la tecnología se refiere. El ser humano pasó de iluminar con lámparas de aceite de ballena a usar lámparas de querosene, proveniente del petróleo; pasó de usar carbón como el combustible para los barcos a usar gasolina proveniente del petróleo, so…

Pobreza: ¿Mantenerla o Reducirla?

Es una realidad que hay que ayudar a los pobres. Independientemente de los diferentes sistemas económicos, cada país destina un porcentaje de sus ingresos para combatir la pobreza.

Unos países invierten más que otros, todo depende de sus sistemas, sus políticas internas, sus leyes y la voluntad que cada uno de estos gobiernos muestre en pos de la lucha por erradicar la pobreza.




Para este propósito, sería apropiado preguntarnos: ¿Entre más dinero invirtamos en programas de asistencialismo, menor es el índice de pobreza? ¿Más dinero en asistencialismo significa mayor reducción de pobreza?
En teoría, las respuestas a estas preguntas serian que sí, que hay que regalarle al pobre. Sin embargo, ¿regalarle las cosas básicas al pobre hace que salga de la pobreza?
La lucha entre las diferentes clases sociales ha generado esta clase de inquietudes, preguntas y cuestionamientos. Estoy de acuerdo con que hay que ayudar al pobre, todos los gobiernos deben tener como objetivo la lucha contra la pob…