Ir al contenido principal

Umbral: Fortalecimiento o Persecución


En este país sin memoria pasa de todo con la venia de unos ciudadanos que consumen los medios de comunicación que todos saben tienen directa injerencia en intereses políticos. Las maquinarias políticas han sido exitosas en tomar control de lo que se publica en los medios, aquellos medios que exigen libertad de prensa pero la atropellan cuando sirven como armas para acabar con quienes no son mayoría.

Gústele o no a algunos sectores de la sociedad que hubiese existido un partido político llamado Unión Patriótica, ellos tenían todo el derecho de ser respetados y de tener la oportunidad de llegar hasta donde los ciudadanos votantes les permitieran llegar. Sin embargo y después de las elecciones del 25 de mayo de 1986 en las que la UP obtuvo 5 senadores, 9 representantes, 14 diputados, 351 concejales y 23 alcaldes, fueron asesinados muchos de ellos al igual que más de cinco mil (5.000) militantes de dicho partido a manos de las fuerzas de seguridad del estado y grupos paramilitares. Que la UP tuviera nexos guerrilleros debió ser un asunto que se llevara  a la justicia como sucedió con la parapolítica pero no por medio de las armas.

Lo mismo ha sucedido en otros escenarios de envergadura legislativa, en los que por medio de la aprobación de aquellos que son mayoría, hemos visto como la constitución colombiana ha sido modificada para poder sacar legalmente del camino a aquellas fuerzas políticas que emergen pero que se enfrentan al asedio de aquellos que por siglos saben cómo mantenerse en el poder a costa de cualquier cosa.

Una de aquellas medidas es el umbral electoral, lo cual es el mínimo de votos que un partido debe alcanzar para mantenerse en el escenario político ─ En Colombia pasó hace poco del 2% al 3% y que quienes están encumbrados en el poder quieren volver a subir con el argumento de “fortalecer los partidos”.

La realidad es otra, en Colombia se redujo el número de partidos pero con ello no se solucionó nada porque quedan los mismos de siempre con los mismos escándalos de corrupción, parapolítica, farcpolítica, narcotráfico, carteles de contratación y hasta aquellos que gobiernan en cuerpo ajeno desde las cárceles.

Otro caso fue el del Movimiento Político MIRA ─ En un país predominantemente inclinado a una religión en particular y con las armas más bajas de difamación e irrespeto por las creencias de los ciudadanos votantes de dicho movimiento, quienes en su mayoría son Cristianos miembros de una Iglesia en particular, fueron objeto de una persecución política y religiosa.

No era para menos la preocupación de aquellos que luchaban por escaños en la política ya que los analistas políticos del país pronosticaban siete curules en el Senado y muchas más en la Cámara baja para MIRA ─ Todo gracias a diversos triunfos legislativos en el momento tales como la ley antidiscriminación y la ley contra conductores ebrios que redujo visiblemente la mortalidad en Colombia.

Lo siguiente fue atacar en época electoral por medio de escándalos, impulsados por una prensa que hacía eco a acusaciones tales como “El partido MIRA y su Iglesia tienen nexos con el narcotráfico y las bacrim” y de una fiscalía cercana al partido de gobierno que incluso de una manera inmediata allanó las instalaciones del Movimiento MIRA (Ninguna de las acusaciones fueron sustentadas con pruebas y la justicia falló a favor de MIRA y en otros casos obligó a medios de comunicación a retractarse de las calumnias antes mencionadas).

Todo aquello caló fácilmente en una ciudadanía que olvidó los logros de MIRA y que dio crédito a lo que provenía de los más importantes medios de comunicación del país sin desconfiar ni un momento que todo estaba orquestado para quedarse con las curules de MIRA y sacarlos del espacio político.

Lo cierto es que MIRA no logró los siete escaños en el Senado ni pudo mantener los tres que tenía pero sí pudo mantener su personería jurídica por cuenta de la alta votación en la Cámara, lo cual les fue merecedor de tres curules en dicha institución.
Para mayor indignación de sus integrantes, de los más de 410.000 votos obtenidos en la Cámara, no aparecieron sino 320.000 para Senado existiendo más de un 10% de diferencia, lo cual es motivo de desconfianza para con este sistema electoral. Pero eso a nadie le importó porque como dicen por ahí “tragaron entero”.

Ahora resulta la unidad nacional pidiendo un fortalecimiento de los partidos políticos como si a punta de cupos indicativos (mermelada) no le hubieran comprado la consciencia a cuanto político con hambre y deseos de seguir en el poder encontraron.

¿Quieren más poder? Comiencen por legislar a favor del pueblo, como me enseñó un gran hombre honesto que dijo “La política es para servir y no para servirse de ella”.

¿Quieren más poder? Comiencen por respetar a los demás y especialmente al pluralismo consagrado en la constitución política de Colombia.

¿Quieren más poder? ¿Para qué? ¿Para entregarle curules a las Farc sin tener que hacer esfuerzo y que los partidos que han estado en la legalidad salgan por la puerta de atrás?

Si quieren que las Farc lleguen a la política lo más justo es que pasen por el mismo proceso electoral por el que pasan todos los partidos políticos, de lo contrario estaríamos premiando cincuenta años de dolor con curules regaladas y castigando a aquellos  a quienes les ha tocado batallar contra un sistema corrupto y amañado. 

Abrirle espacio a las Farc con la consigna de afectar a los partidos minoritarios por cuenta de subir el umbral y con la excusa de fortalecer a los partidos grandes es una canallada propia de quienes quieren establecer regímenes autoritarios que abusan de su posición privilegiada en las altas esferas de la política colombiana.

Quienes votan por partidos minoritarios ya están acostumbrados a preguntarse cómo será el próximo ataque, la próxima difamación, el próximo golpe, la próxima calumnia, mientras tanto quienes se pavonean en el congreso por décadas enteras continúan buscando la forma de mantenerse en la cima del poder, así sea cambiando nuestra frágil y vulnerable constitución.




Entradas populares de este blog

¡ Porqué voté por Duque !

Lo que no hizo Iván Duque fue seguir alimentando la polarización en la que está Colombia. Para aquellos que tanto critican el lenguaje de confrontación al cual acuden muchos políticos de todas las vertientes, hoy nos encontramos ante el fenómeno Duque. Y digo fenómeno a propósito, ya que muchos seguidores de Petro utilizan este calificativo para describir a su candidato. Cierto es que nunca antes la izquierda había alcanzado tanta efervescencia y resultados en las urnas. Sin embargo, muchos no quieren ver la calidad humana, la inteligencia y sentido de unificación en Duque ya que lo primero que se les viene a la cabeza es Álvaro Uribe. El lenguaje en política es áspero, sagaz, suspicaz y en muchos momentos malintencionado. Lo vemos en redes sociales y también en plenarias, debates o deliberaciones en escenarios legislativos.Pues no ha sido el comportamiento de Iván Duque. Ha sido una persona amable, jovial, con un lenguaje fresco, decente, un lenguaje que nos ilusiona a pensar que se …

Medio Oriente: Entre el Poder y la Guerra

Nuestro futuro se puede definir de acuerdo a nuestro presente. Muchas de las cosas que sucederán tendrán sus inicios en nuestras acciones de hoy. En ese sentido, muchas situaciones de nuestro presente tienen respuesta si escudriñamos en el pasado.
"Tomemos como ejemplo el Medio Oriente – Región en donde comenzaron las primeras civilizaciones, siendo la Mesopotamia epicentro de la humanidad y donde surgieron las primeras ciudades. Las matemáticas, la agricultura, la astronomía, la arquitectura y demás artes tuvieron su génesis en el territorio que hoy llamamos Medio Oriente.
Después de la revolución industrial hubo una proliferación de las máquinas y el ser humano, especialmente en occidente, inició una carrera de avance en cuanto a lo que la tecnología se refiere. El ser humano pasó de iluminar con lámparas de aceite de ballena a usar lámparas de querosene, proveniente del petróleo; pasó de usar carbón como el combustible para los barcos a usar gasolina proveniente del petróleo, so…

Pobreza: ¿Mantenerla o Reducirla?

Es una realidad que hay que ayudar a los pobres. Independientemente de los diferentes sistemas económicos, cada país destina un porcentaje de sus ingresos para combatir la pobreza.

Unos países invierten más que otros, todo depende de sus sistemas, sus políticas internas, sus leyes y la voluntad que cada uno de estos gobiernos muestre en pos de la lucha por erradicar la pobreza.




Para este propósito, sería apropiado preguntarnos: ¿Entre más dinero invirtamos en programas de asistencialismo, menor es el índice de pobreza? ¿Más dinero en asistencialismo significa mayor reducción de pobreza?
En teoría, las respuestas a estas preguntas serian que sí, que hay que regalarle al pobre. Sin embargo, ¿regalarle las cosas básicas al pobre hace que salga de la pobreza?
La lucha entre las diferentes clases sociales ha generado esta clase de inquietudes, preguntas y cuestionamientos. Estoy de acuerdo con que hay que ayudar al pobre, todos los gobiernos deben tener como objetivo la lucha contra la pob…