Ir al contenido principal

Terrorismo y Libertad Religosa

El mes de Septiembre es un mes que será recordado en todo el mundo por lo sucedido en aquel fatídico 11 de Septiembre de 2001.

El día era soleado en el norte del estado de Nueva York, acababa de salir de clase de psicología en la que Mr. Hobbs disertaba acerca de cómo el cerebro humano tiene un proceso en el que generaliza gracias a las experiencias vividas y nos daba el ejemplo de cuando una persona anglosajona fue robada por un joven latino y dicha persona tuvo la percepción de que todos los latinos eran malos.

Era mi segundo semestre en la universidad y caminaba hacia la cafetería cuando vi a una joven que se desmayó mientras hablaba por el teléfono celular, pensé que había recibido una mala noticia y me conmovió el suceso  –  Los televisores de la cafetería mostraban a una de las torres gemelas del World Trade Center en llamas y los reporteros especulaban acerca de un incendio provocado al interior del edificio. De repente, un avión impactó la segunda torre, ya se hablaba de un ataque terrorista y corría el rumor de que el ataque había sido perpetrado por un grupo radical del Medio Oriente. Entendí entonces el desmayo de la joven, sentí mucho dolor por todo el país y por la humanidad entera.

Un compañero gritó “Esos musulmanes……(acompañado de una palabra soez y lágrimas en sus ojos)”

Una joven musulmana también lloraba mientras recibía las miradas de repudio de parte de los demás. Fue en ese momento en el que recordé las palabras de Mr. Hobbs acerca de la generalización a la que están expuestas las personas y sentí consideración por ella.

A partir de ese día se desprendió un repudio generalizado hacia la comunidad musulmana. Insultos,  requisas policiales, detenciones indiscriminadas, entre otros, fueron represalias adoptadas en las principales ciudades de los Estados Unidos.

Con una decisión tomada por el gobierno del presidente Bush, Estados Unidos invadió Irak, tomó preso a Sadam Hussein, quien fue sentenciado a pena de muerte. Todo lo anterior con el pretexto de que Irak poseía armas de destrucción masiva, lo cual nunca se comprobó (coincido en que Hussein había construido una tiranía pero estoy en desacuerdo de la manera como se trató el caso). Sin embargo, el repudio y el deseo de vengar las cerca de tres mil personas que perecieron en el World Trade Center fue razón “justificable” para dicha intervención.

14 años después, analistas políticos coincidimos en que no fue la mejor decisión tomada por Washington y que al contrario, más odio fue generado y la proliferación de grupos subversivos comenzó su alza.

El terrorismo por su parte, aprovechó la oportunidad para tomar la religión y darle el matiz bélico que hoy tienen grupos como ISIS, Boko Haram y otros, los cuales tienen ganancias billonarias gracias a sus actividades terroristas y criminales.

Mientras tanto, dichos grupos subversivos reclutan a las personas que ni entienden la esencia de la religión musulmana y que creen que Alá los escogió para luchar contra las fuerzas diabólicas de occidente – Encontraron la excusa perfecta para adoctrinar a sus adeptos y desfigurar los preceptos de la religión mencionada.

Quien esté leyendo esto y piense que estoy haciendo una defensa del terrorismo, se equivoca, mi más honesta intención es defender la libre decisión de cada persona de profesar libremente su religión.

Es por eso que nuestro objetivo debe ser atacar el terrorismo y no las religiones. Es cierto que los cristianos están siendo atacados brutalmente en Medio Oriente pero no podemos pasar por alto que muchos grupos integrados por musulmanes enfrentan a ISIS y que están tan perturbados por la violencia como nosotros quienes estamos lejos.

En Abril del presente año se llevó a cabo un debate de alto nivel en las Naciones Unidas, el cual congregó a personalidades de todas las religiones y altos funcionarios de gobiernos de diferentes países – El debate nos dejó como punto de partida la idea de integrarnos para alcanzar un mundo más armonioso y tolerante en cuanto a las diferencias religiosas de los habitantes del planeta.

Lo más fácil para muchos es apoyar la idea de que todos los musulmanes son malos por los actos cometidos por grupos radicales que usan la religión para “legitimar” sus acciones en contra de la humanidad.

Sin embargo, no podemos decir que todos los alemanes son malos por lo cometido por Adolf Hitler; o que todos los católicos son malos por campañas atroces, llamadas cruzadas, de adoctrinamiento emprendidas contra musulmanes y para tomar control de Israel entre los siglos XI y XIII; o que todos los colombianos somos narcotraficantes por la historia de mafiosos que nos acompaña, la misma que nos  señala en los aeropuertos del mundo cuando presentamos nuestro pasaporte colombiano.

Según un estudio del PEW Research Center la religión con más crecimiento es la religión musulmana. Es por eso que debemos reflexionar: ¡qué clase de sociedad anhelamos tener!  – Una, en la que las personas son perseguidas por sus creencias, exacerbando los odios y ampliando cada vez más las brechas que nos dividen – U otra, en la que la tolerancia y el respeto por el prójimo sean la base para un futuro sostenible en aras de entregarles a nuestros hijos un mundo más incluyente y justo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Medio Oriente: Entre el Poder y la Guerra

Nuestro futuro se puede definir de acuerdo a nuestro presente. Muchas de las cosas que sucederán tendrán sus inicios en nuestras acciones de hoy. En ese sentido, muchas situaciones de nuestro presente tienen respuesta si escudriñamos en el pasado. " Tomemos como ejemplo el Medio Oriente – Región en donde comenzaron las primeras civilizaciones, siendo la Mesopotamia epicentro de la humanidad y donde surgieron las primeras ciudades. Las matemáticas, la agricultura, la astronomía, la arquitectura y demás artes tuvieron su génesis en el territorio que hoy llamamos Medio Oriente. Después de la revolución industrial hubo una proliferación de las máquinas y el ser humano, especialmente en occidente, inició una carrera de avance en cuanto a lo que la tecnología se refiere. El ser humano pasó de iluminar con lámparas de aceite de ballena a usar lámparas de querosene, proveniente del petróleo; pasó de usar carbón como el combustible para los barcos a usar gasolina proveniente del

Nuestro Periodismo en la MIRA

La libertad de prensa es algo necesario para la democracia de todo país. Grandes cambios se han efectuado por la intervención de los medios en la sociedad, la cual adopta ciertas posturas y se crea opiniones de acuerdo a lo que ve y escucha. Sin embargo, el profesionalismo de quienes desempeñan tan importante labor de comunicación determina la credibilidad de lo que se le muestra al público. Lo que se desencadenó después de la filtración de un video de uso exclusivo y privado de una congregación religiosa no tiene precedentes en la historia de los medios de comunicación en Colombia. Primer error: Haber recibido un video editado y descontextualizado sin investigar su procedencia ni legalidad. No haber investigado a quienes denunciaban para entender los motivos por los cuales lanzaron el ataque en contra de la familia Piraquive. Es evidente que las imágenes invitan a la gente a sentirse indignada. En el momento en el que se ve a la Doctora María Luisa diciendo que recomienda

Por un Mejor País

La paz es un término muy amplio, sería irresponsable de mi parte apropiarme de ella. Lo que sí puedo tratar de hacer es encontrar un poco de tranquilidad al disertar en estas letras en momentos en los que hay tanto por decir, tanto por opinar, tantos sentimientos para expresar. Sin embargo, me alejaré del tema de las emociones, los sentimientos y los remordimientos generados tras la derrota de la campaña del Sí. En ese sentido prefiero mirar hacia el futuro y aprovechar lo sucedido para extraer lo que se pueda en aras de alcanzar el objetivo principal: La Paz. Lo primero en lo que podemos avanzar es en la actitud hacia la paz por parte de sus promotores – Frases como “ es que el presidente puede hacer la pregunta del tarjetón como se le dé la gana ”, tienen que desaparecer. No podemos hacer un llamado a la paz con dichas expresiones ya que las mismas pueden denotar soberbia e incendiar los ánimos en un país con diferencias tan marcadas. Tanto yo, como muchos de ustedes, nos